Nuevo Mercedes-Benz Clase G: la referencia offroad se reinventa

La nueva generación del Mercedes-Benz Clase G destaca una vez más por sus probadas cualidades offroad. Esta versión estrena un nuevo tren de rodaje, así como el nuevo modo G-Mode, que hará que al Clase G no se le resista prácticamente ningún terreno.

El Mercedes-Benz Clase G es un vehículo todoterreno que no necesita presentación. Sus más que probadas cualidades offroad hablan por este modelo, que desde sus inicios allá por 1979, no ha visto grandes cambios a nivel estético. La tecnología que lleva en su interior es otro cantar, ya que esta nueva generación estrena nuevos sistemas, así como un nuevo tren de rodaje. El objetivo: sobreponerse a cualquier terreno. Sin más preámbulos, vamos a desvelar todo las novedades de este nuevo Clase G.

Diseño fiel al original de 1979

El aspecto exterior del Clase G no ha cambiado mucho con respecto al original, si bien incorpora elementos actualizados a los tiempos modernos. No falta el famoso asidero de la puerta, los listones protectores exteriores, la rueda de repuesta en el portón trasero o esos intermitentes tan característicos.

Las novedades las vamos a encontrar en sus medidas: el nuevo Clase G es ahora 53 mm más largo y 121 mm más ancho, lo que va a suponer una mejora de la estabilidad en asfalto o fuera de él. A nivel estético, se aprecia que los pasarruedas, así como el parachoques tienen una mejor integración en el conjunto. Además, se ha mejorado el acabado superficial de los materiales para dotar al Clase G de una mejor sensación.

Mejores capacidades offroad que nunca

El nuevo Clase G puede afrontar con más solvencia que nunca la conducción fuera del asfalto, y la circulación en carretera es mucho más ágil, dinámica y confortable que en el antecesor. Esto se debe, entre otros, al bastidor de travesaños incorporado de serie, a los tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% y a la desmultiplicación para todoterreno Low Range. El nuevo tren de rodaje ha nacido de la cooperación entre Mercedes-Benz G y Mercedes-AMG. El resultado es una suspensión independiente con eje delantero de trapecio articulado en combinación con un eje trasero rígido.

Gracias a esta concepción, el engranaje del eje delantero de la Clase G dispone de 270 milímetros de altura libre sobre el suelo como aval de capacidad de avance y placer de conducción fuera del asfalto. Pero el Clase G no se queda ahí: ofrece una capacidad ascensional del 100%, siempre que el suelo tenga la adherencia necesaria. Una altura libre al suelo de 24,1 cm. Profundidad de vadeo máxima de 70 cm (10 más que el anterior). Estable en superficies inclinadas de hasta 35º (7 más que el anterior). Ángulo de salida de 30º y de ataque de 31º ( 1 más que el anterior) y un ángulo de rampa de 36º (1 más que el anterior). En definitiva, mejor en todo.

Pero por si esto fuera poco, el nuevo Clase G estrena un sistema llamado G-Mode. Este modo para todoterreno adapta la amortiguación regulable del tren de rodaje y la dirección, así como la curva característica del acelerador, inhibe cambios innecesarios de relación y asegura de ese modo el mejor control y la máxima aptitud para todo terreno viable en cada momento. Con independencia del programa de conducción seleccionado por el conductor, el Clase G conmuta al «G-Mode» en el momento en que se activa uno de los tres bloqueos de diferencial o se acopla la desmultiplicación para todo terreno Low Range.

Potencia para desenvolverse con soltura sobre cualquier superficie

En el G 500 nos encontramos con un propulsor gasolina biturbo V8 de 4,0 litros de 422 CV de potencia y un par máximo de 610 Nm. Éste tiene un consumo homologado de 11,1 l/100 km. Esta oppción va asociada a una caja de cambios automática de nueve velocidades 9G-TRONIC. Gracias a un software propio de gestión del cambio, los ingenieros de desarrollo de AMG han agilizado la respuesta y han acortado los cambios de relación en esta transmisión de 9 marchas.

Ahora con Dynamic Select

A partir de ahora, los conductores de la Clase G pueden elegir entre los diferentes programas de conducción que ofrece Dynamic Select. Los cuatro programas de conducción «Comfort», «Sport», «Eco» e «Individual» se ajustan cómodamente mediante el conmutador Dynamic Select.

En el modo «Eco», por ejemplo, es posible practicar un estilo de conducción especialmente económico, con bajo consumo. En el modo «Sport», por el contrario, se modifican los puntos de acoplamiento de las marchas del cambio automático, la reacción del motor al acelerador, los parámetros de la dirección con servoasistencia eléctrica y los parámetros de la mariposa de escape. Seleccionando el programa «Individual», el conductor puede combinar personalmente sus ajustes preferidos.

En combinación con el nuevo tren de rodaje opcional con regulación adaptativa de la amortiguación, Dynamic Select ofrece una variedad particularmente amplia de opciones. El interruptor Dynamic Select permite al conductor modificar las propiedades de amortiguación del vehículo en el modo «Sport» y en el modo «Comfort».

Interior actualizado

A diferencia del diseño exterior, que permanece fiel a los rasgos clásicos del modelo, el habitáculo del nuevo Clase G atiende a una concepción completamente nueva, que adopta rasgos del exterior —como los difusores del aire, parecidos a los faros redondos delanteros— e interpreta de forma original los genes del vehículo.

El tablero de instrumentos, ordenado y de carácter completamente renovado, incluye de serie esferas en el cuadro y relojes analógicos. Disponible como opción, estará el cuadro de instrumentos widescreen compuesto por dos pantallas de 12,3 pulgadas. El conductor puede determinar el estilo básico de los indicadores en el cuadro, eligiendo entre las tres opciones «Classic», «Sport» y «Progressive», y seleccionar las informaciones y vistas que considere relevantes para sus hábitos al volante.

Al crecer en longitud y anchura, todos los pasajeros se benefician de una mejora en el espacio. Los asientos traseros pueden abatirse en proporción 60, 40 ó 100% de la anchura total. Los asientos de la Clase G se distinguen por su forma ergonómica, equipan de serie numerosas funciones de confort y brindan más comodidad y mejor sujeción lateral. A esto se añaden, por ejemplo la función de memoria para el asiento del conductor, la calefacción de asiento delante y detrás y los reposacabezas de confort delante. Este confort puede incrementarse opcionalmente con el paquete de asientos multicontorno activos.

Galería

Nuevo Mercedes-Benz Clase G: la referencia offroad se reinventa

Categoría: 4x4NovedadesSegmentoTodo Terreno
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *