En marcha

El nuevo motor 1.6 T Renault Sport 200, basado en el 1.6 T que monta el Nissan Juke, es un 4 cilindros y 16 válvulas de inyección directa y turbocompresor M5Mt400, que suministra 200 CV a 6.000 rpm y 240 Nm de par motor desde 1.750 rpm estirándose hasta las 5.600 rpm, valor que supone un incremento de 25 Nm con respecto al Renault Clio III R.S.). El propulsor rinde una potencia y par motor específicos de 124 CV/l y 148Nm/l, con lo que alcanza una velocidad punta de 230 km/h y su consumo promedio en ciclo combinado es de 6,3 l/100 km, con unas emisiones de CO2 de 144 gr/km.

Este motor de la Alianza Renault-Nissan tiene tecnología que, según Renault, viene de la experiencia de la F1, como los empujadores DLC (Diamond Like Carbon) o de un doble decalador del árbol de levas continuo (VVT). Se ha modificado el sonido del escape para que sea más deportivo.

El motor del Clio R.S. 200 EDC está asociado a la caja de doble embrague EDC con levas en el volante, única caja de cambios disponible para este vehículo. Además, está equipado con un botón que se llama R.S. Drive que, al pulsarlo, se modifica la cartografía de la caja de cambios y motor, la respuesta del ESP, el toque de la dirección y la sensibilidad del pedal del acelerador. El modo normal es el más confortable; en el modo Sport los cambios se realizan a más revoluciones y, en el modo Race, los cambios entre marchas se realizan a solo 150 milisegundos. Además, cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado

Como el modelo al que sustituye, el nuevo Renault Clio R.S. 200 EDC propone dos chasis, el Sport con una relación deportividad/confort pensada para la conducción diaria y el chasis Cup que aumenta la firmeza de la suspensión en un 15% con respecto al chasis Sport y baja la carrocería 5 mm.

En el eje delantero, se ha montado un equema de suspensión de yipo McPherson con brazo inferior rectangular y barra estabilizadora de 23,5 mm de diámetro, mientras que en el eje trasero, se ha optado por un eje de flexión programada con barra estabilizadora integrada, de 28 mm.

Las llantas de aleación, de serie, son de 17″ y están calzadas en neumáticos Goodyear Eagle F1 Asymmetric 2 de medida 205/45R17 88Y. Opcionalmente, se pueden montar llantas de aluminio de 18″ con neumáticos Dunlop Sport Maxx RT de medida 205/40R18 86Y. De serie cuenta con ABS, ASR y ESP desconectable, en refuerzo del sistema de frenado, que monta discos delanteros ventilados de 320 mm x 28 mm y traseros macizos de 260 mm x 8 mm, ambos con pinzas flotantes.

RS Trophy, un plus de emoción

Como ocurre en el modelo original, bajo el capó tiene un motor de 4 cilindros turbo de 1.6 litros pero, en esta ocasión, no produce 200 CV y 260 Nm, sino que entrega una potencia de 220 CV y un par motor de 280 Nm. El régimen de funcionamiento también es más amplio ya que el corte pasa de estar a 6.500 rpm para situarse a 6.800 rpm.

Por si esto se hiciera poco, cuando se circula en 4ª y 5ª velocidad se le puede pedir un poco más al motor ya que durante unos segundos puede llegar a ofrecer 280 Nm de par motor. Renault también ha trabajado en el software de la transmisión EDC, siendo ahora los cambios más rápidos. Concretamente son un 40% más rápidos en los modos Normal y Sport y un 50% en el modo Race.

También tiene una dirección más precisa mientras que el sistema Stop/Start funcionará de forma automática en el modo Normal y se desactivará en los modos Sport y Race.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: Renault Clio RS 2017, con sorpresa…

Categoría: DeportivoPortadaPruebasSegmentoUtilitario
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.