Interior y vida a bordo

Mercedes-AMG E 43 4MATIC (W 213) 2016

Sinceramente… es que no sé por dónde empezar. Prácticamente colapso ante la imposibilidad de enumerar, no ya de explicar, todos los dispositivos y sistemas de seguridad y ayuda a la conducción que incorpora nuestro Mercedes Clase E. Esta megapantalla enorme se llama Widescreen, es opcional, no viene de serie, pero ya te digo que si pudiera, no dudaría en incorporarla. En diagonal, nada menos que 31,2 centímetros de largo.

Ambas pantallas, que en realidad es una superficie corrida dividida en dos zonas de proyección de imágenes e información, recorren el salpicadero casi en su totalidad. Dos tercios del mismo están presididos por esta pantalla, sólo delante del copiloto tenemos un salpicadero a la manera habitual en que lo entendemos hoy día.

No voy a decir que las posibilidades de configuración de ambas zonas son infinitas porque no lo son, pero no lleves prisa a la hora de experimentar y comprobar qué configuración se adapta mejor a tu gusto o a tus necesidades, pues pasar por todas ellas te va a llevar un rato largo.

En nuestro caso, somos muy fans de la información, y optamos por una de las tres configuraciones principales del cuadro de mandos, con una gran esfera digital para el cuentarrevoluciones, con la cifra digital de la velocidad en el centro, y pantallas con información de consumos, tiempos y parciales a ambos lados. Bajo la esfera, el gráfico que te dice el estado de la velocidad de crucero adaptativa, distancias y situación de vehículos delante de ti.

Pero puedes tener la información de la radio, del teléfono móvil, de las distintas ayudas a la conducción… incluso optar por una forma más tradicional de que se muestre la información, con dos grandes esferas virtuales, las habituales para cuentakilómetros y cuentarrevoluciones, con espacio también para el ordenador de a bordo, los dispositivos media externos o incluso una pequeña representación del mapa del navegador para no desviar la vista lo más mínimo.

La pantalla sobre la consola central también te permite jugar durante media hora fácil para experimentar todas las posibilidades que ofrece. Es ahí dónde podemos contemplar las cinco opciones de conducción que nos ofrece el Dynamic Select. Eco, Confort, Sport, Sport+ e Individual, pintan en la pantalla un Clase E con distintos colores y grafías antes de dar paso al cambio del comportamiento del vehículo.

También aquí podemos observar, quizá, el mapa más grande que podemos ver en un coche, con sus 12,3 pulgadas y su calidad de detalles. Me consta que este tamaño ya lo tienen otras marcas Premium, pero la verdad que en este Mercedes luce una barbaridad. Lástima que no sea táctil, sería rizar el rizo, pero tiempo al tiempo.

Por esta pantalla circulan miles de opciones para configurar el coche a tu gusto. Desde sistemas de confort hasta de seguridad, pasando por colores, sonidos, distintas cámaras para la ayuda al aparcamiento… imposible, literalmente, describir con palabras en tiempo y forma coherentes. El manejo de la pantalla del navegador es más habitual, con el soporte y ruleta ya conocidos en Mercedes, aunque todo sea dicho, la introducción de letras cuando pones una dirección en el navegador, sea dibujando la grafía o con la ruleta una a una, la cosa puede alargarse más de lo deseable.

Si es impactante a plena luz del día, por la noche es algo brutal. La información parece flotar, y encima puedes elegir una luz ambiente entre 64 tonalidades distintas, en función de tu ánimo o de tu espíritu cromático ese día concreto. Es fácil quedarse sin palabras ante tal despliegue de medios. Como buena berlina grande, el espacio no se regatea, y tanto las plazas delanteras como las traseras gozan de muchísimo espacio. ¿Todas? ¡No! La plaza central trasera tiene uno de los túneles de transmisión más voluminoso que recuerdo y tendrá que robar espacio a las plazas laterales sí o sí para pies y piernas, amén de que el respaldo no tiene nada que ver con el de las plazas laterales, que son, como se suele decir, ‘de ministro’.

Los asientos delanteros recogen de lujo, y sorprende que mover el asiento hacia adelante o hacia atrás no sea por botón, sino por una palanca en la parte inferior, a la manera tradicional de los coches normales. El tejido no es de cuero completamente, pero sí cuenta con calefacción y regulación lumbar. A nivel de huecos, normales en guantera y puertas, fantástico el de debajo del reposabrazos central, donde incluso podemos conectar dos dispositivos cualesquiera con entradas USB. Los 540 litros de maletero parecen pocos, pero una vez abierto el cofre, vemos mucho espacio, eso sí, sin demasiada altura. También hay un doble fondo, donde debería ir la rueda, que sirve para guardar pequeñas cosas aún más a resguardo. Una pequeña objeción a un interior de sobresaliente. Cuando la rodilla derecha cae hacia la derecha, reposa sobre un canto de la consola central que, a la larga, produce molestia, pudiendo llegar a un leve dolor crónico si el viaje es largo. Seguro que es algo fácilmente subsanable.

Diseño

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: Mercedes-Benz Clase E 43 AMG. 401 CV de diversión

Categoría: 4x4Berlina LujoDeportivoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.