En marcha

Un dato. El Model S menos prestacional acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos, pero el más rápido lo hace en 2,5 segundos, gracias a un modo de conducción desmesurado, que TESLA denomina «Ludicrous». Pero nosotros no lo hemos disfrutado. La versión 75D se nos antoja suficiente para el 99,9% de los mortales que quieran una berlina de 5 metros y ciertamente prestacional. No digo deportiva porque le falta un poco para serlo, pero no es un barco tosco que corre el línea recta, nada más lejos de la realidad. Es un coche que puede ser muy cómodo, ofreciendo un confort de marcha que está al nivel de un Serie 7 o un A8 (salvo el nuevo, que está por encima de todos), pero también puede ser un coche muy divertido de conducir.

Es de esos coches que engañan por sus dimensiones, pero una vez te pones a los mandos y empiezas a dar una curva tras otra te quedas sorprendido muy gratamente. No es que sea un coche de curvas, claro que no, pero se defiende mejor que muchos que se suponen más deportivos. Ya lo digo, a pesar de superar las dos toneladas, me he divertido conduciendo este TESLA Model S. En cuanto al uso del sistema Autopilot, las cargas, autonomía y capacidad, os recomiendo que veáis la vídeo prueba, donde os cuento todo.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: TESLA Model S. El primer eléctrico serio

Categoría: Berlina LujoEléctricoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.