Interior y vida a bordo

En el interior, el Model S ha elegido las tendencias actuales en diseño minimalista, lo que significa que casi no existen botonos, salvo los imprescindibles, lo que hace que el uso de las diferentes funciones queden a cargo de la gran pantalla de 17 pulgadas, situada en la consola. La instrumentación también recurre a una pantalla completamente digital.

La pantalla táctil de 17 pulgadas del Model S controla la mayoría de las funciones del vehículo. La apertura del techo panorámico completamente de vidrio, la personalización de los controles de climatización automática y el cambio de las emisoras de radio se realizan con solo deslizar o pulsar. La pantalla táctil, el tablero de instrumentos digital y los controles del volante combinan de forma perfecta las funciones de reproductor multimedia, navegación, comunicaciones, controles del habitáculo y datos del vehículo.

Desde la pantalla principal podemos controlar las siguientes funciones:

  • Multimedia Radio AM/FM/DAB+, radio online, radio bajo demanda por Internet, Bluetooth® y dispositivos de audio USB
  • Controles Personalización de los controles de conducción, de climatización y del habitáculo.
  • Cámara Cámara trasera de alta definición, optimizada para funciones de visibilidad y seguridad
  • Calendario Sincronización del calendario con su agenda diaria. Pulse para navegar.
  • Mapas Google Maps™: mapas simples e intuitivos con información del tráfico en tiempo real.
  • Navegación Rutas inteligentes que se adaptan a las condiciones del tráfico en tiempo real.
  • Energía Consumo de energía y estimación de la autonomía en tiempo real.
  • Teléfono Sistema de teléfono manos libres de control por voz y compatible con Bluetooth.

Una de las mayores ventajas del Model S es que recibe periódicamente actualizaciones inalámbricas de software que incorporan nuevas características y actualizan la apariencia de la pantalla táctil, gracias a una conexión permanente mediante una tarjeta SIM LTE (4G) con la que el Model S está permanentemente conectado a la fábrica, lo que permite también realizar diagnósticos remotos.

Lo mejor del interior está en las plazas delanteras, con unos asientos que parecen butacones, cómodos y con un cuero de grano fino (equipamiento opcional) de tacto espectacular. A pesar de su apariencia deportiva, les falta agarre lateral y, al menos con el cuero, resvalan un poco. Tienen 12 puntos de control para que podamos conseguir la postura idónea al volante, que también tiene reglajes eléctricos muy amplios. Está forrado el cuero y dispone de botonería de control para diferentes funciones, como el sistema de audio, el control vocal y los menús de la pantalla del salpicadero.

El Model S dispone de dos maleteros gracias a la ausencia de un motor de combustión que ocupe espacio en la parte frontal. Bajo el capó encontramos un hueco de 150 litros, a los que hay que sumar los 795 litros disponibles en el maletero de la parte trasera, el más grande de su categoría con muchísima diferencia. La apertura del maletero es eléctrica.

Las plazas traseras tienen la limitación de la altura de la carrocería. Ha obligado a TESLA a poner la banqueta demasiado baja, por lo menos para los que miden más de 1,80 metros, lo que obliga a tener las piernas demasiado flexionadas. La capacidad lateral es buena, pudiendo albergar a tres adultos que no sean muy voluminosos, aunque es mejor para dos. Un fallo que nos parece grande es la ausencia de reposabrazos traseros, que además de un elemento de comodidad añadido, nos ayuda a sujetarnos en las curvas. Las plazas traseras se completan con dos posavasos retráctiles, dos tomas USB y salidas de aire, sin control de temperatura.

Diseño

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: TESLA Model S. El primer eléctrico serio

Categoría: Berlina LujoEléctricoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.