En marcha

El Škoda Karoq iniciará su andadura en el mercado europeo con una gama de cinco opciones mecánicas: dos gasolina y tres diésel.  La gama arrancará con el 1.0 TSI, un tricilíndrico de 115 CV de potencia. Junto a él estará el nuevo 1.5 TSI con desactivación selectiva de cilindros que declara una potencia de 150 CV. En la gama diésel está el 1.6 TDI de 115 CV y el 2.0 TDI de 150.

La característica distintiva del nuevo 1.5 TSI de 110kW (150CV), que alcanza un par motor máximo de 250 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm, es su Tecnología Activa de Cilindros (ACT). Esta trabaja desconectando el segundo y tercer cilindros por un corto espacio de tiempo cuando no se necesita su potencia. Gracias al ACT, el motor ahorra medio litro cada 100 km, en función del estilo de conducción. El ACT puede utilizarse entre las 1.250 y las 4.000 rpm, entre 25 y 100 Nm de par motor y a velocidades de hasta 130 Km/h.

Los demás motores incluyen el 1.0 TSI tricilíndrico de 85 kW (115 CV), que logra un par motor máximo de 200 Nm, que impresiona por su dinámico desarrollo de potencia y su sonido ronco. Dos motores diesel adicionales completan la gama: el 1.6 TDI de 85 kW (115 CV) y par motor máximo de 250 Nm es el modelo diesel básico. El 2.0 TDI de 110 kW (150 CV) presenta una funcionamiento suave y un poderoso par motor de 340 Nm, alcanzado entre 1.750 y 3.000 rpm. Ambas versiones del 2.0 TDI vienen con sistema SCR (Reacción Catalítica Selectiva), que inicia un inyección de urea en el sistema de escape de gases. Esto provoca una reacción química que extrae los óxidos de nitrógeno dañinos de los gases de escape.

Todos los motores se pueden asociar a una caja de cambios manual de 6 velocidades o a una automática DSG7. El motor más potente sólo está disponible con la transmisión DSG7, que está unida a la tracción total. Los modelos con tracción 4×4 disponen de los siguientes modos de conducción: Normal, Sport, Eco, Individual y Snow.

Los consumos son una máxima preocupación de los ingenieros de Skoda y por ello han montado los motores que, hoy por hoy, son los más ahorradores de su categoría.

El Karoq es de los pocos representantes del segmento SUV-B que dispone de tracción delantera y total. La tracción total del nuevo SUV compacto también garantiza un manejo óptimo en terrenos resbaladizos o cuando se arrastra un remolque particularmente pesado. El Karoq utiliza un embrague multidisco controlado electrónicamente. Varios sensores (como el de las rpm en las ruedas, el ángulo de dirección, la aceleración longitudinal y lateral, la posición del acelerador, rpm, par, etc.) evalúan continuamente la situación de conducción y transmiten los datos a la gestión electrónica de la tracción total, que luego calcula y distribuye la cantidad óptima de potencia. También dispone de bloqueo electrónico del diferencial, que además activa los frenos de forma selectiva y asegura que la potencia se transmita a la rueda con mejor tracción.

Gracias al Control Dinámico del Chasis (DCC), el conductor dispone de tres modos de chasis disponibles en el nuevo Karoq: Confort, Standard y Sport. Las válvulas accionadas eléctricamente ajustan los reglajes de los amortiguadores. Un ordenador controla la operación en función de la condición de la carretera, el estilo de conducción y el modo elegido. El DCC contribuye a la seguridad activa reforzando automáticamente los amortiguadores en las esquinas, que se afrontan de forma especialmente dinámica. Esto proporciona una mayor estabilidad, una mejor tracción y distancias de frenado más cortas. El control de chasis DCC está disponible para las versiones con tracción total.

Con la Selección de Modo de Conducción, el conductor puede cambiar las características de la dirección, el funcionamiento de la transmisión DSG y los ajustes de otros sistemas en los modos Normal, Eco, Sport, Individual y Snow. Los ajustes individuales se guardan en la llave personalizable opcional para hasta tres usuarios.
En modo Snow (exclusiva en tracción total), las características de asistencia electrónica están configuradas para lidiar con superficies de poco agarre. El funcionamiento del ABS es similar al del modo Off-Road (usando la nieve acumulada delante de las ruedas que patinan). El modo Off-Road, que proporciona aún mejores características de conducción en terrenos más accidentados, es opcional para las variantes de tracción total.

Para mejorar la tracción en modo Off-Road, el Sistema de Control de Tracción (TCS) permite un mayor deslizamiento y el Bloqueo del Diferencial Electrónico (EDL) reacciona de forma más rápida. Cuando sea necesario, también se activa el Control de Arranque y Control de Descenso en Pendiente; este último mantiene constante la velocidad. Los amortiguadores DCC opcionales cambian sus características, y el acelerador responde más gradualmente. El sistema de frenado antibloqueo (ABS) varía su intensidad, de modo que se puede formar una cuña de tierra delante de las ruedas, produciendo de este modo un efecto de frenado.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Galería

CONTACTO: Skoda Karoq. Los últimos serán los primeros

Categoría: PortadaPruebasSegmentoSUVUtilitario
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.