Interior y vida a bordo

El habitáculo del Hyundai i30 CW ofrece una impresión que sigue la misma línea que la percepción que tenemos del exterior. No te sorprende, precisamente, por su radicalidad o diseño futurista, más bien, te das cuenta de inmediato que la antigua Hyundai es cosa del pasado, y la nueva es mucho más europea, con un diseño mucho más limpio, materiales que pintan muy bien y una calidad visual notable.

El cuadro de mandos del i30 CW no es nada llamativo. Es realmente funcional, sencillo que no simple, claro, muy legible, con todo lo que debe tener y un generoso espacio entre las esferas para la información digital del display y el ordenador de a bordo.

El i30 Wagon ofrece a los clientes un interior espacioso y elegante con un diseño horizontal y una pantalla flotante libre para el sistema de información y entretenimiento. La pantalla táctil de ocho pulgadas del sistema de navegación de nueva generación ofrece características de conectividad de última generación, como Apple CarPlay, Android Auto y LIVE Services.

Además, en el hueco que hay bajo la botonería del climatizador bizona, no falta la conexión USB y, por si fuera poco, dispone de un sistema de carga inalámbrica para Smartphone en la misma bandeja, justo detrás de la palanca del cambio.

El volante es uno de los elementos que más nos ha gustado, por su diseño, su tacto y su botonería, bien situada y con las funciones correctas en cada sitio. Francamente, es un placer ver como marcas que antes apostaban al precio para lograr el grueso de sus ventas, se han reciclado convenientemente y son capaces de ofrecer un interior que no tiene nada que envidiar a nadie.

 

Afortunadamente, no como en otras marcas, no nos encontramos dificultades a la hora de configurar el navegador o los distintos dispositivos de la pantalla táctil. Todo es intuitivo, tiene un tacto casi de coche Premium y, francamenten, nos es difícil criticar alguna cosa.

Los asientos de la unidad que hemos conducido son muy correctos, sin necesidad de acudir al cuero. Las plazas traseras son tremendamente espaciosas. Gozan de una habitabilidad que pueden ser, fácilmente, la referencia del segmento.

El maletero, por su parte, ya hemos dicho que supera los 600 litros de espacio. Posee una compartimentación exquisita debajo de la bandeja, para impedir que pequeños elementos rueden mientras conducimos. La inteligencia a la hora de aprovechar el espacio y optimizar su capacidad es realmente aplaudible.

Los 602 litros de espacio en el maletero se convierten en 1.650 litros con los asientos de la segunda fila abatidos. La boca de carga también está situada algo más baja de lo habitual. Todo perfecto. Por último, nuestra unidad dispone de un techo panorámico abrible hasta la mitad, lo que aún más aumenta la sensación de espacio y luminosidad en el interior. Si dispones de mil euros extra, puedes añadirlo al equipamiento de tu Hyundai.

Diseño

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: HYUNDAI i30 CW. Corea ataca

Categoría: CompactoFamiliarPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.