Diseño

En la historia de la automoción, estamos acostumbrados a que los coches familiares, conocidos coloquialmente como rancheras, tengan un diseño menos favorecido que las berlinas o los hatchbacks compactos.

Sin embargo, en los últimos años, cada vez nos damos cuenta de que la zaga de estos vehículos deja de ser un elemento que hay que acabar a toda costa sin atenerse a criterios estéticos, y ahora vemos un cuidado y un esmero en el diseño realmente fantástico.

Especialmente nos gusta que el diseño se nota cuidado, pero no es demasiado llamativo. Podemos hablar de una belleza serena, que incluso puede pasar inadvertida si no te fijas o no estás acostumbrado a ver otros familiares de marcas rivales. Pero si te fijas en los detalles, en la parrilla, en los nuevos faros, en los grupos ópticos traseros… hay mucho trabajo ahí.

El nuevo miembro de la familia i30 mantiene el diseño atemporal de su hermano de cinco puertas, añadiendo elegancia y versatilidad en su estilo de carrocería. El i30 CW ha sido diseñado, desarrollado, probado y fabricado en Europa: diseñado en el Centro Técnico de Hyundai Motor Europa en Rüsselsheim, probado en Nürburgring y producido en Nošovice, República Checa.

La nueva generación i30 Wagon tiene un diseño cada vez más cuidado, siempre con la nueva imagen de la marca, con esa llamativa parrilla en cascada. La línea del techo y las proporciones dinámicas dan al coche una silueta casi parecida a un coupé.

Te voy a ser sincero: sus rasgos me recuerdan una barbaridad al Infiniti Q60 que pude conducir hace poco. Los faros delanteros, quizá lo más distintivo del frontal junto a la gran parrilla, se asemeja mucho a la berlina deportiva de la marca japonesa. Y esta comparación no es algo malo, ya te lo digo.

El perfil elegante y dinámico se enfatiza aún más por un marco cromado que rodea las ventanas laterales. En combinación con los faros y las luces diurnas LED, la nueva generación i30 Wagon tiene una fuerte presencia visual.

Para terminar de situarnos, diremos que la longitud total del coche es de 4,585 mm (24 centímetros más que el hatchback). La distancia entre ejes de 2.650 mm es la misma que la del cinco puertas.

La línea lateral nos parece incluso deportiva, súper dinámica. La caída del techo desde el pilar B hasta el alerón superior trasero es una oda a la estética, y le da toda la gracia a este coche. La zaga, con sus grupos ópticos muy bien acabados y personalizados, termina de dar una imagen de marca de la que Hyundai puede sentirse más que orgulloso.

 

Interior y vida a bordo

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: HYUNDAI i30 CW. Corea ataca

Categoría: CompactoFamiliarPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.