Interior y vida a bordo

El habitáculo puede tener cuatro, cinco o siete plazas. Los asientos de la parte delantera tienen ajuste eléctrico y 22 posibles regulaciones de diferentes ajustes. Tienen masaje con varios programas, calefactados y ventilados. La unidad que hemos probado tenía tres filas de asientos y siete plazas. Las cotas son casi exactas a las del Audi SQ7. De hecho los mecanismos de plegado de los asientos de la tercera fila de asientos y los propios asientos (no así el guarnecido) son exactamente iguales a los del SUV alemán.

El lujo y el cuidado por el detalle no faltan en el Bentayga. Todos los mandos y controles tiene un tacto que va más allá de lo visto en marcas premium. Aquí se detecta un lujo excelso en cada rincón.

El espacio disponible en las plazas delanteras es bueno y también en las plazas traseras. En la tercer fila solo es recomendable subir a personas de baja estatura o niños, a pesar que podemos aumentar el espacio para las piernas adelantando la segunda fila de asientos.

Para abatir los asientos cuenta con un sistema de ayuda eléctrica accesible desde las plazas laterales de la segunda fila y del maletero. El volumen del maletero es de 484 litros en la versión de cinco plazas y de 260 litros en la de siete plazas. Dispone de un sistema de apertura y cierre del portón eléctrico, que se abre con solo pasar el pie bajo el paragolpes. La iluminación ambiental usa LEDs y se ofrece en forma de puntos de luz o tiras luminosas, extendiéndose por el salpicadero, consola, suelo y paneles de las puertas.

Diseño

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: Bentley Bentayga Diésel. Maravilloso exceso

Categoría: 4x4SegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *