Diseño

Dice Infiniti en su descripción oficial del QX30, que “el diseño no responde a la lógica, responde al corazón. Para Infiniti, el diseño es más que una pasión, es parte de nuestro ADN empresarial”. Y francamente, entendemos que no exageran en absoluto. Mires desde el ángulo que mires este nuevo QX30 entenderás que, efectivamente, el diseño, para Infiniti, es algo más.

Los elementos característicos de Infiniti, como la rejilla de doble arco o el diseño de media luna del pilar C, claramente expresan la importancia del diseño en el desarrollo de productos de la marca. Impulsado por el poder del diseño, los concept cars de Infiniti son una visión de futuro… y lo bueno es que sus modelos de calle son muy similares a estos bocetos de ensueño

Así, el frontal de este Infiniti QX30 destaca por la parrilla de doble arco con malla tridimensional. El diseño de los faros LED con apariencia de ojo humano puede verse desde la parte frontal y lateral del vehículo al igual que las luces traseras visibles desde todos los ángulos.

No se escapa al ojo la protección plástica inferior, que sirve para remarcar la boca del frontal y acabar justo a tiempo para dejar hueco en los laterales a los antiniebla, encastrados también en plástico negro muy trabajado.

La vista lateral se ve acentuada por el diseño del montante C con forma de media luna, y por la evolución de la línea de los hombros del modelo que recorre toda la longitud del coche, tan profunda y aguda que los ingenieros tuvieron que desarrollar un nuevo tipo de proceso de fabricación en 3D para lograr un resultado perfecto.

Se pueden apreciar fácilmente desde esta perspectiva esos centímetros extra con respecto al Infiniti Q30 en la altura de los pasos de rueda, de plástico negro, sobre los propios neumáticos, que todo hay que decirlo, con las llantas de serie de 18 pulgadas apenas puedes pensar en poner otras más chulas porque, difícilmente, las encontrarás. La altura al suelo de la carrocería es de 20,2 centímetros, la mejor de los SUV Premium rivales.

Tampoco queremos acabar la descripción desde esta perspectiva sin remarcar la ondulación de la chapa en el costado ni la poca superficie acristalada con respecto al resto del coche. Todo esto remarca aún más un aire de robustez que no es fácil de conseguir con tanto estilo. Ten en cuenta, además, que la altura total del QX30 es 45 milímetros mayor que en el Q30.

La zaga del Infiniti QX30 no tiene menos elaboración que las demás. Destacan de nuevo unos grupos ópticos en tonos rojos muy marcados, y unas líneas casi agresivas, que confluyen de uno a otro lado de la trasera del coche.

La luneta posterior es realmente estrecha, muy inclinada, pero no por ello deja de tener buena visibilidad desde el interior. Las protecciones inferiores de nuevo acaparan protagonismo, al igual que la doble salida de escape, que no son falsas.

Bien jugado también por el pequeño alerón superior, que prolonga el techo y sigue el juego de la media luna de la ventanilla posterior. Sinceramente, un gran trabajo de estilo que es muy llamativo y entra por los ojos a todo el mundo.

Hablando en conjunto, no hay que olvidar la elevada altura al suelo del QX30, que además de mejorar la visión desde la posición del conductor, fomenta su versatilidad para moverse en casi todo tipo de caminos, como luego veremos.

Interior y vida a bordo

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA INFINITI QX30. Crossover con estilo

Categoría: 4x4CrossoverPortadaPruebasSegmentoSin categoríaSUVTodo Terreno
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.