Probamos la gran berlina de Škoda, un modelo muy atractivo por precio, calidad y prestaciones, que llega con un acabado nuevo llamado Sportline, más deportivo y disponible tanto para la Berlina como para el Combi. La versión elegida es el TSI de 180 CV, que tiene un precio de lanzamiento de 32.540 euros. ¿Arrancamos?

Vídeo prueba

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: Skoda Superb TSI 180 Sportline. El más divertido

Categoría: 4x4Berlina grandePortadaPruebasSegmento
6

6 comments

  • Me gustaría saber que era ese ruido que se oía en la marcha,me imagino que serían ciertos badenes que emitían un ruido horroroso,.mi pregunta es si este coche absorve bien precisamente ese tipo de dificultades o su suspensión rebajada hace que se endurezca más y no absorva bien ese tipo de badenes,baches,..gracias,un saludo.

    • Eran bandas sonoras. El ruido y la sacudida son mucho más ligeras de lo que se nota en el vídeo, que básicamente es el movimiento de la cámara que vibró más de lo deseable. La suspensión, aunque rebajada y un poco más dura, no es en absoluto insufrible. Un saludo!

  • Gracias por la respuesta, me gustaría saber sobre este vehículo si el confort de marcha es agradable y si su paso por curva contiene bien el balanceo de los ocupantes,gracias

    • Es un coche cómodo porque llevas la suspensión pilotada. En modo Sport balancea poco y en confort va como una alfombra mágica. Saludos!

  • Muchas gracias de nuevo por tu respuesta, no entiendo mucho de suspensión pilotada pero por lo que he mirado en este coche esto sería el dcc(tren de rodaje adaptativo)pero sino me equivoco este coche no lo trae de serie.De ser esto así, en que cambiaría esto en la marcha sin esta suspensión adaptativa? Sería totalmente recomendable ponerla para tener más confort de marcha?

    • Hola Miguel Angel.

      El DCC efectivamente es lo que el autor del artículo llama “supensión pilotada”. Hay diversos tipos de suspensión pilotada, pero por ponerte un ejemplo de uno de ellos, consiste en unos amortiguadores especiales que contienen un tipo de aceite que se puede excitar mediante corriente eléctrica, volviéndose dicho aceite más o menos denso y por tanto logrando así que el amortiguador ofrezca mayor o menor resistencia a su compresión.

      Lógicamente con DCC el coche es más versátil, puesto que puedes poner modo confort (amortiguadores blandos), normal (dureza intermedia) o sport (máxima dureza), según el tipo de vía y recorrido que estés realizando.

      El problema de este tipo de suspensión es el coste. Por una parte hay que pagar la opción al adquirir el vehículo (no he mirado el precio en el Superb pero supongo que rondará los 1.000 o 1.500 euros). Y por otra parte cuando toque cambiar los amortiguadores, algo que probablemente sólo hagas una vez en toda la vida del coche salvo que lo utilices para algún tipo de labor profesional, la factura de estos amortiguadores “especiales” será el doble o más del doble que la de unos normales.

      Supongo que la suspensión deportiva de serie del Superb Sportline tendrá un muy buen compromiso entre dureza y confort. Yo tengo un Skoda Octavia con tren de rodaje deportivo como opción de fábrica (también rebaja 15 mm respecto a la suspensión “normal”), y recomiendo este tipo de suspensión sin dudarlo. La de serie, no deportiva, permite un excesivo balanceo de la carrocería, según los gustos que tenemos en la península.

      Saludos!

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *