El Skoda Vision E se acaba de presentar en el Salón de Shanghai 2017 y nosotros ya lo hemos conocido… de manera virtual, eso sí. Es el primer Concept completamente eléctrico de la marca checa.

Skoda prevé lanzar cinco vehículos eléctricos en varios segmentos antes del año 2025. Este primer prototipo, del que saldrán las líneas maestras de futuros modelos, es un SUV coupé de cinco puertas con un diseño muy futurista y que puede recorrer hasta 500 kilómetros únicamente gracias a su motor eléctrico y a las baterías. Además, cumple con los requerimientos para una conducción autónoma de Nivel 3.

Mientras en el Salón de Shangai se presentaba en carne y hueso el prototipo Skoda Vision E, en España, en la sede central de la marca en Madrid, hemos podido disfrutar de un espectáculo de realidad virtual en el que hemos podido ‘tocar’ este SUV coupé de cinco puertas con unas líneas de ensueño. Por medio de gafas de realidad virtual, hemos podido ponernos a los mandos en una experiencia inmersiva 3D realmente gratificante.

Skoda apuesta decididamente por la electrificación de su gama de modelos y como aperitivo, nos aseguran que en 2019 ya conduciremos el primer híbrido enchufable de la marca, que no será otro que el Skoda Superb.

Volviendo al Vision E, tiene 4.645 mm de largo, 1.917 de ancho y una altura de 1.550 mm. Su distancia entre ejes es de 2.850 mm, y cuenta con unos voladizos en la parte frontal y posterior que le dan un aspecto muy deportivo.

El interior está a la altura del diseño exterior y en el habitáculo los diseñadores han creado un entorno extremadamente futurista y deportivo, con mucho espacio interior, como ya es habitual en todos los Skoda.

Encontramos los asientos en una posición elevada, típicos de los modelos SUV y es espectacular la línea de techo ligeramente inclinada, al estilo de un coupé.

Los 225 kW de potencia que alberga su sistema de propulsión impulsan al Skoda Vision E con un dinamismo muy deportivo y se obtiene una velocidad máxima de 180 km/h. Las potentes baterías de iones de litio y su óptima recuperación le dan una autonomía de hasta 500 kilómetros. Gracias a la gestión inteligente, los dos motores eléctricos cooperan con la máxima eficiencia y se ajustan para permitir el máximo grado de estabilidad, dinamismo y seguridad en todo momento.

El prototipo Skoda Vision E cumple con los requisitos para el nivel 3 de conducción autónoma: puede operar independientemente en congestiones de tráfico, entrar en piloto automático en autopistas, permanecer en un carril y desviarse, realizar maniobras de adelantamiento, buscar de forma independiente plazas de aparcamiento gratuitas, y aparcar y salir de estacionamiento de forma completamente autónoma. Para ello, varios sensores de distintos rangos y numerosas cámaras supervisan constantemente la situación del tráfico.

Entre una infinidad de detalles, destacan las puertas de «apertura inversa», lo que ayuda a facilitar el acceso al interior junto con unos asientos –cuatro- que son capaces de girar 20 grados. Además, como es un coche eléctrico, no hay un túnel de transmisión que reste espacio en el suelo interior.

*(Gracias a Guillermo Naya Plasencia por las fotos en las que aparece el autor de este artículo)

Óscar González Soria – oscargonzalez@revistadelmotor.es

Twitter: @oscarglezsoria

Instagram: andreaenzo

 

‘Conocemos’ virtualmente el nuevo Skoda Vision E

Categoría: Novedades
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.