Motor, acabados y equipamiento

Nos hemos hecho con un catálogo oficial del Mercedes Clase E, 88 páginas de auténtica lujuria Premium, para no dejarnos nada en el tintero en este epígrafe.

Dejando a un lado la carrocería familiar, denominada Estate, disponible con tres motores, dos gasolina y uno diesel, la berlina que hemos probado dispone de tres mecánicas diesel, de 150, 194 y 258 caballos, una híbrida, de 286, y tres gasolina, de 184, 245 y 401 caballos, esta última, correspondiente al AMG E43. No es descartable un E63 dentro de un tiempo, con más de 500 caballos.

Lo normal es que el Clase E monte tracción trasera, aunque el AMG monta la 4Matic de tracción a las cuatro ruedas.

En cuanto a cambios, lo habitual es el automático de 9 velocidades G-Tronic. Sólo el E 200, gasolina de 184 caballos, el menor de este combustible, admite cambio manual de 6 velocidades, aunque también dispone del 9G-Tronic.

En cuanto a precios, el Clase E más económico sale por un poquito menos de 46.000 euros. Nuestro 220 d, básico, sale por 51.101 euros. El que hemos probado, con todos los extras incluidos, sale por 64.500 euros.

A modo de curiosidad, y también de queja por los altos precios, algunos ejemplos de precios de extras: el HUD cuesta 1.200 euros, la pantalla de 12,3 pulgadas, sin ir en ningún paquete, 1.028 euros. La tracción 4Matic unos 2.800 euros más en el caso que puedas elegir. El Drive Pilot, como poco, 2.529 euros, aunque puede entrar en paquetes de más de 5.000 euros.

Si te has enamorado del paquete AMG Line, el interior vale unos 1.900 euros y el exterior en torno a 1.000 euros. Si te va la seguridad, los airbags traseros piden un desembolso añadido de 787 euros.

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Conclusión

Galería

PRUEBA: MERCEDES-BENZ CLASE E. Encuentros en la tercera fase

Categoría: Berlina grandeBerlina LujoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.