Diseño

Después de un buen puñado de cientos de pruebas, llega a mis manos un coche que puede representar un antes y un después. A muchos niveles, menos a nivel de diseño exterior. Y es que si los que estamos metidos en este mundillo tenemos problemas, en bastantes ocasiones, para diferenciar un coche de otro en la misma marca, parece algo imposible que un neófito pueda distinguir, por ejemplo, este Clase E de un Clase C.

No he tenido la oportunidad de poner el Clase E y el Clase C uno al lado del otro, pero salvo en el tamaño, 24 centímetros, una cuarta, entre los 4,92 metros de uno y los 4,68 metros del más veterano, no hay demasiadas diferencias estéticas. Y en coches de más de 4,5 metros de longitud, estos 24 centímetros tampoco es que se aprecien a simple vista.

Dicho esto, analizamos el diseño de este Mercedes Clase E, en concreto nuestro E 220 d, y lo definimos a modo de resumen como ‘continuista’, a tenor de los códigos de diseño vistos en Mercedes-Benz en estos últimos años.

Y es que, miremos por donde lo miremos, no vemos nada que no hayamos visto ya en el Clase S o en el Clase C, es más, los pilotos traseros del Clase C y los del Clase E, no digo que se puedan intercambiar, quizá sean un centímetro o dos más grandes los de la berlina más grande, pero tampoco pondría la mano en el fuego.

Sigamos un orden, como hacemos habitualmente a la hora de analizar el diseño exterior del coche protagonista de la prueba de esta semana, y nos fijamos en el frontal de nuestro Clase  E. Con el paquete exterior AMG Line incluido, vemos que la parrilla tiene dos grandes lamas cromadas que sólo se interrumpen para abrazar la estrella de la marca, tamaño XXXXXL.

Todo esto lo enmarca una gran parrilla con borde cromado que reafirma la impresión de elegancia y toque Premium de una berlina realmente cómoda en todos los sentidos. También hay protagonismo para los faros, de nuevo con toda la tecnología disponible, a imagen y semejanza de los ya conocidos Clase C y Clase S. La parte inferior, protagonista el negro para grandes tomas de aire.

La línea lateral es la que plantea más problemas a la hora del reconocimiento del modelo. Quizá su estilizada figura sea algo más remarcada que la de sus hermanos, más pequeño el C, más grande el S. Las proporciones de este Mercedes Clase E me resultan, quizá, las más armoniosas de las tres berlinas. Capó largo y elegante, cabina retrasada sin ganar demasiada altura, tercer volumen muy bien disimulado pese a los casi 5 metros de longitud.

Las ruedas, con deportivas llantas de 19 pulgadas, le dan un toque que aúna potencia y belleza, a pesar de que no llega, siquiera, a los 200 caballos. A pesar de los 4,92 metros, la chapa no se hace pesada visualmente, gracias a las ondulaciones en las puertas, principalmente. El nervio que recorre la cintura a la altura de los tiradores es soberbio, lo mismo que la superficie acristalada, tintada, que le dan ese puntito elegante y sobrio.

La zaga, sigue rezumando estilo, diremos que es sencilla, que no simple, merced a sus escasos elementos superfluos. Llama la atención la doble salida de escape, que es más falsa que un billete de 12 euros. Sólo tiene un escape, carenado, no se ve, y la doble salida es un mero recurso estilístico para embellecer el conjunto.

Los grupos ópticos, sobrios, con personalidad, tirando a oscuros, como contrapunto al color de la carrocería, no dejan de tener clase y elegancia. La luna trasera, tintada, está más que tumbada, casi horizontal, y hace que sea más evidente el voladizo del tercer volumen, con un maletero de 540 litros de capacidad.

Un dato más para entender que, aunque no se aprecie a simple vista, Mercedes-Benz se ha currado este Clase E: el coeficiente aerodinámico (Cx) de este coche es de 0,26. Alucina.

Interior y vida a bordo

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: MERCEDES-BENZ CLASE E. Encuentros en la tercera fase

Categoría: Berlina grandeBerlina LujoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.