En marcha

La dinámica de este Opel Zafira, sin apellidos, depende en buena medida de la mecánica que le anime y, por supuesto, de si conduces solo o llevas a toda la familia con su equipaje detrás de ti. En este caso, contamos con un motor 1.6 CDTI de 134 caballos de potencia –en muchos sitios pone 136, pero no, son 134, según confirma el propio departamento de prensa de la marca y la ficha técnica del vehículo-. El cambio manual de seis velocidades hace buena pareja con esta mecánica.

Nos ponemos en marcha, y no podemos evitar abrir un poco los ojos, sorprendidos, al ver que aún tenemos que meter la llave en el lateral del volante para arrancar. Entendemos que hay que recortar por algún lado para lograr que la factura sea tan coherente como es, pero en el acabado más alto pensamos que deberíamos contar con apertura sin llave y arranque por botón.

La unidad de Opel Zafira que probamos cuenta con los aún poco conocidos On Star y Wi-Fi 4G incorporados. Ambos funcionan de maravilla, y puedes solucionar problemas e incidentes que te surjan gracias a esta muestra de la tecnología que es capaz de ofrecer el monovolumen estrella de Opel. Una vez que lo pruebas y te acostumbras, ya te decimos que es complicado vivir sin ellos.

Notamos con agrado cómo el motor acelera, impulsa y mueve un coche con sus correspondientes 1.600 kilos colados. Y siempre con una suavidad de notable alto. Recordamos de la presentación a la prensa las sensaciones del motor de 170 caballos, pero este de 134 sólo pierde un segundo con éste en el 0 a 100 km/h. El corte de encendido alcanza las 5.000 vueltas, y es aprovechable a casi todas las revoluciones. La coherencia hecha motor para este coche. 

A pesar de lo que decimos, seguro que en algún momento, a plena carga, echas de menos algo más de potencia en el Opel Zafira. Normal. Pero si viajas en pareja, ligero de equipaje, que no sería lo normal si te compras este coche, esta potencia será más que suficiente en cualquier caso.

Los consumos pueden ser ajustados si cuidas la presión en el acelerador. Nosotros hemos cubierto más de 1.400 kilómetros con esta unidad, hemos hecho algo menos de mil por autovía, mucha ciudad y mucha carretera secundaria de un solo carril. El 80% del tiempo hemos apostado por el modo normal con el botón eco conectado, y la media final ha sido de 5,8 litros a los 100 km, una cifra que de nuevo trae la palabra coherente a nuestro análisis.

El 20% del tiempo restante hemos conocido el comportamiento del Zafira con los otros modos de conducción. Poco, pero se nota el modo Sport, como también la extrema suavidad y confort del modo Tour (Touring). En general las suspensiones son adecuadas para la comodidad de toda la familia, aunque en curvas pronunciadas a velocidad media alta notaremos algo de balanceo en este último modo. Sinceramente, el normal, el que trae por defecto, nos parece el más equilibrado, aunque el Sport sería nuestra elección final.

La seguridad y la conectividad son dos temas vitales para Opel, y el nuevo Zafira cumple con creces, hasta ser la envidia del resto de rivales en el segmento. No hemos dicho que se pueden conectar hasta siete dispositivos al Wi-Fi del coche. Nosotros hemos conectado dos y funcionaban sin problemas. Y siempre con la seguridad del On Star, un servicio que cada vez es más apreciado por todos y que poco a poco se está dando a conocer y que debería ser de serie en todas las marcas y modelos.

El cambio manual de seis velocidades nos ha gustado, con un guiado fiable. En el otro extremo, comprobamos que el ordenador de a bordo sigue confiando su funcionamiento en la barrita izquierda del intermitente, haciendo imposible accionarlo sin soltar la mano del volante. A estas alturas me temo que habría que haber encontrado ya una solución a esta incomodidad. Señores de Opel, hay que encontrar otro sistema de manera urgente.

La última versión de la cámara frontal Opel Eye cuenta con muchas funciones de asistencia al conductor, tales como el Control Inteligente de la Iluminación del sistema AFL LED y el Asistente de Reconocimiento de Señales de Tráfico. El Indicador de Distancia de Seguridad también utiliza la cámara frontal para detectar el movimiento de los vehículos que circulan por delante, mientras que la Alerta de Colisión Frontal emite señales acústicas y visuales cuando la distancia entre el Zafira y el vehículo precedente disminuye de forma demasiado rápida. Y su funcionamiento, podéis creerme, es realmente sobresaliente.

La Alerta de Cambio Involuntario de Carril se activa automáticamente a velocidades superiores a los 60 km/h y, si el vehículo abandona el carril por el que circula de forma no intencionada, avisa al conductor mediante un testigo en el cuadro de instrumentos y una alarma acústica.

A cambio, tenemos alguna queja del sistema de velocidad de crucero adaptativo, ya que cuando detecta un coche delante, los frenazos son algo bruscos, y combinados con una aceleración casi inmediata, genera alguna incomodidad en el pasaje.

Diseño

Interior y vida a bordo

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA OPEL ZAFIRA. Nueva dimensión

Categoría: FamiliarMonovolumenPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.