Diseño

El nuevo Opel Zafira cuenta con un nuevo diseño exterior más atrevido gracias a un rediseño que mira al futuro con acierto. Aún así, está claro que las formas y líneas de un monovolumen limitan bastante la imaginación de los diseñadores, con lo que relativamente poco se puede hacer para crear un Zafira que recuerde al anterior pero que sea un importante paso hacia los años venideros.

Apreciamos un gran trabajo y un enorme esfuerzo en el frontal. Aquí vemos cómo los faros tienen un aspecto realmente moderno, acorde con una parrilla de aspecto notablemente más deportivo, fusionándose con la parrilla del radiador. Aquí percibimos muchos elementos horizontales que marcan un frontal ancho y dinámico a la vez.

Las nuevas luces diurnas en forma de “doble ala” típicas de Opel -la superior funciona también como intermitente LED- refuerzan este frontal sólido, pero deportivo y dinámico a la vez. A pesar de ello, el morro se nota mucho más afilado, y también notamos, no sólo desde la parte delantera, sino desde todos lados, que la carrocería ha perdido altura y está algo más pegada al suelo.

Visto de lado y desde atrás es muy difícil jugarse el dinero y apostar si es la versión anterior o la actual la que contemplamos, ya que los cambios son terriblemente sutiles. En la vista lateral la planta sigue siendo bastante deportiva, pues al morro afilado se le une la carrocería, rebajada con respecto a la anterior, y un aumento considerable de la superficie de la chapa, bien conjuntada con la línea acristalada que recorre el costado desde el mismo arranque del pilar A hasta casi la misma zaga.

La zaga apenas deja notar de manera imperceptible los cambios. Los grupos ópticos siguen estando cortados por el mismo patrón, ahora un pelo más modernos, pero casi inapreciable. Tiene un gran protagonismo la luneta, tintada, con una superficie que casi iguala la de la chapa inferior. El pequeño alerón superior deportivo casi ni se nota.

Si nos tenemos que quedar con algo del diseño exterior es con el enorme cristal que da forma al parabrisas. Enorme y muy inclinado, sin duda para lograr una excelente penetración aerodinámica.

Las llantas, que suelen embellecer el conjunto, amén de dar mucho juego, en nuestro caso son las de serie, de 17 pulgadas, y no pasan de correctas. Las medidas de los neumáticos, con un perfil coherente, tampoco invitan a soñar con deportividad.

Además, por primera vez para esta clase de vehículos, Opel ofrece la tecnología de última generación del sistema de iluminación adaptativa AFL opcional con tecnología LED. Esta tecnología, unida a tooooooooooooda la que trae a nivel de seguridad y conectividad, convierte el nuevo Zafira en un confortable “salón sobre ruedas” con tecnología punta.

Interior y vida a bordo

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA OPEL ZAFIRA. Nueva dimensión

Categoría: FamiliarMonovolumenPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.