En marcha

_PGK6218

Dinámicamente, el Volkswagen Beetle Dune es un coche con un tacto muy deportivo y con una gran calidad de rodadura. La dirección es típica de Volkswagen, muy precisa y deliciosamente comunicativa. Si lo añadimos al tacto de los frenos que es realmente impecable y a la suspensión que en esta versión recibe un tratamiento más duro y deportivo pero capaz de absorber todas las irregularidades de la carretera, nos da un comportamiento muy cercano a lo que podemos encontrar en compactos de renombre, incluido el Golf. Es muy bueno en tramos de curvas aunque su eje trasero multibrazo tiene a mostrarse un poco nervioso en las frenadas en apoyo a velocidad alta, pero se sujeta correctamente cuando corregimos esa tendencia. No es un coche nervioso y es fácil de conducir y muy seguro.

_PGK6161

A pesar de la altura ganada con el suelo en esta versión, no es un coche pensado para circular con alegría fuera de carretera y ni siquiera está pensado para hacer sombra a los SUV. Lo dejamos como una licencia estética con un efecto un poco perverso, culpa de un mayor recorrido de las suspensiones, que hacen que el Beetle Dune tenga unos movimientos de carrocería no deseados y que no casan con las prestaciones de un vehículo que supera los 200 CV.

El motor es un 2,0 TSI de 220 CV, y probablemente sea uno de los mejores motores de gasolina que hay en la gama Volkswagen. Su suave funcionamiento, la entrega de potencia lineal, su sonido embriagador a motor gordo y su consumo contenido hacen que nos parezca uno de los mejores de su cilindrada. Entrega la potencia desde la parte más baja del cuentarrevoluciones, subiendo con mucho brío hasta rozar el corte de inyección. Por como entrega la potencia, sobre todo en las recuperaciones en la zona media del cuentarrevoluciones, parece un motor más grande.

_PGK6222

Con este motor el Beetle Dune es capaz de acelerar de 0 a 100/km en 6,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 230 km/h, cifras muy buenas para un coche de esa masa y prestaciones. El consumo de carburante ha sido más que bueno. En nuestro tramo de pruebas a ritmo vivo no superamos los 8,5 litros cada 100 km en ningún caso, y haciendo un uso más económico rondamos los 5,7 litros cada 100 km. Son datos buenos para este coche. Acompañando al motor está una caja de cambios DSG de 6 velocidades con un comportamiento muy bueno, como es habitual en esta caja. Rápido y muy confortable en el cambio de marchas pero en las maniobras a baja velocidad es otra cosa. La brusquedad y los tirones son materia habitual.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

Prueba: Volkswagen Beetle Dune TSI 220. Aún más exclusivo

Categoría: CompactoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.