En marcha

Vaya por delante que hemos quedado muy sorprendidos de la calidad dinámica de este Seat Ibiza, que guarda muchas sorpresas en su interior. Por ejemplo, y primero de todo, hemos tenido que comprobar varias veces que, efectivamente, conducíamos un motor de tres cilindros. Por tacto, vibraciones, sonido y prestaciones… parece un refinado y tradicional cuatro cilindros. #Palabritadelniñojesús.

Foto Seat Ibiza

Unido a esto, también tenemos que decir que este 1.0 Eco TSI de tres cilindros, 95 caballos y un par motor de 160 Newton Metro, va a abrir más de un debate sobre la compra de un diesel o un gasolina. Decimos esto porque bajo la manga guardamos el as del consumo. En función del tipo de conducción que hagas y los kilómetros que le hagas fuera de la ciudad, nuestras cifras van del 5,5 l/100 km al 5,8 l/100 km.

En cualquier caso, son números con los que, visto lo que aquí contamos, harán pensar muy mucho la compra de los ‘perseguidos’ diesel, más contaminantes y en el punto de mira de los legisladores, a la caza de reducir emisiones de gases casi a cualquier precio. De la misma manera decimos que este Ibiza homologa 4,3 litros a los 100 km, una cifra alejada de la realidad, sobre todo después de hacer 650 kilómetros en esta prueba a un ritmo entre normal y sosegado.

En líneas generales, el agrado de conducción de este Seat Ibiza tricilíndrico es muy elevado. Dirección suave pero aportando suficiente información sobre lo que hay bajo las ruedas, impecable en el guiado y el tarado de suspensiones, equilibradas a más no poder, quizá el pelo más firme que a mí me gusta sobre el standard normal, suavidad en todo momento y ausencia de vibraciones, tan sólo se escucha rumorosidad a ritmos legales por autopista, donde sí se aprecia que, obviamente, el habitáculo no está tan aislado como coches más grandes y pesados, que pueden echar un extra en este apartado.

Foto Seat Ibiza

Es en esta calidad dinámica donde se aprecia la sabia veteranía de un coche que las ha visto de todos los colores, y justo al final de su cuarta generación, ha pulido todo lo pulible para ofrecer su mejor versión.

En ciudad, huelga decirlo, es un experto. No funciona nada mal el S&S y su suavidad y facilidad de uso ayuda a no malgastar el combustible. Hay ausencia total de modos de conducción o simplemente un botón eco que ayude a optimizar el gasto de gasolina. Pero la verdad que no lo necesita. Con sus 45 litros de depósito se puede llegar a los 700 litros de autonomía sin forzar demasiado.

Su agilidad en la urbe tiene su contrapunto en viajes más o menos largos. A pesar de su larga distancia entre ejes pese a ser un 4,06 metros, se nota algo más de ruido, tanto aerodinámico como rumoroso en el pisado del asfalto en el interior del habitáculo. Al final te acostumbras al runrún y no se hace molesto, pero está ahí, algo que no pasa con esa intensidad en los compactos, menos aún en su hermano mayor el León.

Foto Seat Ibiza

En carreteras de curvas, si te lo tomas con calma, disfrutarás del paseo como un niño pequeño. El que suscribe aprovechó para efectuar una excursión dominguera al puerto de la Morcuera, a más de 1.700 metros de altura, con las cunetas nevadas y disfrutando del paisaje gracias a la suavidad de la conducción. En tercera puedes hacer casi todo el puerto con una sonrisa de felicidad en la cara.

Eso sí, también buscamos el límite en algunas curvas y, a pesar de su buen balance, no está hecho para esto, pese a que hace lo que puede. El motor se acaba muy pronto, y a altas revoluciones puedes estar poco tiempo antes del cambio. Con el Cupra tres puertas de 192 CV otro gallo nos cantaría, pero a pesar de las bondades de este tres cilindros, la deportividad no está entre ellas, ya que habría que llevarlo altísimo de vueltas para disfrutar un mínimo, ya que en bajas hay muy poca chicha.

Diseño

Interior y vida a bordo

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA SEAT IBIZA. Un viejoven conectado

Categoría: CompactoPortadaPruebasSegmentoUrbanoUtilitario
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.