Interior y vida a bordo

El habitáculo del Seat Ateca pinta muy bien. De nuevo nos encontramos con elementos ya conocidos en sus hermanos. La sensación al entrar es de percibir unos buenos acabados y unas superficies muy cuidadas. Nos gusta hundir el dedo en el material del salpicadero y comprobar que es muy similar al que vemos en Volkswagen o Audi, marcas con más enjundia, fama y precios más elevados que Seat.

Foto Seat Ateca

La versión que conducimos, esta vez, no pertenece al acabado más caro, el Xcellence, sino que es el Style Ecomotive, eso sí, con un montón de extras (más de 4.000 euros en números redondos), y nos damos cuenta de que Seat ha querido ofrecer lo mejor de lo mejor aún en versiones menos equipadas de serie. Y es que lo que vemos y percibimos es mucho más que coherente. Sin querer se nos escapa un gesto de asentimiento y un fruncimiento de labios que expresa nuestra más sincera aprobación.

En cuanto al cuadro de mandos, sigue con el ADN de Seat a muerte, y vemos elementos ya de sobra conocidos por todos. Las dos grandes esferas proporcionan información clara y evidente, y el espacio entre las mismas es el habitual en el grupo Volkswagen, donde encontramos toda la información de un ordenador de a bordo que, una vez más, hemos de decir que es el mejor de entre los mejores, imbatible por todo, calidad de la información, número de la misma y facilidad para acceder a los menús y submenús correspondientes. ‘Chimpún’.

Los asientos no son los de serie y son muy buenos en aspecto, tacto y sujeción. Con revestimiento de napa, son un extra, pero salvo en este caso, nos gusta ver la lista de precios de los elementos que no vienen de serie, más que nada, porque son precios normales, de nuevo decimos, coherentes, y no se suben a la parra como todos los Premium y más de un generalista. Por poner varios ejemplos, las llantas de 17 pulgadas son 400 euros. El control de crucero adaptativo sólo 180 euros y 195 más el Seat Drive Profile con botón Driving Experience. Bajo los asientos delanteros, pequeños cofres para meter elementos que puedan hacer falta. ¡Bien aprovechado!

Foto Seat Ateca

La consola central está orientada al conductor, lo mismo que la pantalla del navegador, made in Grupo VW, y comprobamos con agrado que sigue apostando por el sensor que hace aparecer los menús en la pantalla cuando acercas la mano. Buen tamaño, buen aspecto, todo intuitivo, táctil, todo al alcance de la mano, coherente, funcionamiento perfecto… una referencia, sin duda, para el resto de marcas, sean generalistas o no. No falta ni la información de la velocidad máxima en la vía en la que circulas. Y el zoom lo puedes hacer con dos dedos como en una tablet… encantados de la vida.

La cámara panorámica de 360 grados que se puede conectar a voluntad, no sólo cuando pones marcha atrás no es de serie, son casi 800 euros, pero merecen la pena. Además, puedes elegir el punto de vista de la misma… es una auténtica pasada.

La botonería debajo de la pantalla del navegador es la habitual en Seat, pero más abajo encontramos dos salidas de USB y un hueco para colocar cartera, llaves, monedas… pero será mejor que pongas tu Smartphone… a cargar de manera inalámbrica. Sí amigos, Seat incorpora en este Ateca esta opción, a juego con una conectividad ejemplar y con posibilidad de utilizar un sinfín de apps. Sin duda, a la vanguardia en este apartado.

Foto Seat Ateca

En cuanto a habitabilidad, hay más que suficiente altura al techo, es un interior realmente desahogado. Bien por el espacio en las puertas, el doble reposabebidas entre los asientos delanteros y otro más o menos grande bajo el reposabrazos.

Las plazas traseras nos han parecido notables. Sin problemas en ningún caso de espacio, las piernas pueden ir casi estiradas del todo y las rodillas no tocarán la parte posterior del asiento delantero si no pasas del 1,80 metros de longitud. La plaza central, sin ser espectacular, que no lo es, es algo más acogedora de lo habitual en cuanto a centímetros de anchura, y eso nos gusta.

El maletero es la guinda del pastel en cuanto a espacio. 510 litros de espacio. Espectacular para ser un coche de 4,36 metros de longitud. Encima cuenta con una bandeja que se puede poner a un par de alturas distintas para compartimentar la carga en función de lo que lleves. De verdad que es más maletero que en muchas berlinas de más de 4,80 metros de largo. Y si lo pagas (350 euros), tendrás el práctico sensor que, pasando el pie por debajo, te abrirá el maletero, ideal para cuando vamos cargados.

Foto Seat Ateca

Diseño

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: SEAT ATECA. Lo bueno se hace esperar

Categoría: 4x2CrossoverPortadaPruebasSegmentoSin categoríaSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.