Interior y vida a bordo

img_4795

El habitáculo del Ford EcoSport tiene un buen acabado y no parece un coche barato, pero si sencillo. Todos los plásticos del interior son de tacto duro y tienen un ajuste más que correcto. Cierto es que en algunas piezas el gusto por el detalle en el acabado ha brillado por su ausencia, pero son ajustes que se pueden mejorar en una correcta revisión de postventa. El equipamiento del Ford Ecosport en su versión Titanium S, la más alta, es abundante sin contar con la ausencia de los últimos sistemas de ayuda a la conducción, de los que carece.

img_4796

El puesto de conducción es muy correcto para todo tipo de conductores, con una posición más elevada que en la mayoría de los turismos, lo que nos ayudará a controlar el tráfico, pero también el acceso al interior, con un umbral de puertas generoso. Los asientos son confortables y sujetan suficientemente en las curvas. Los mandos tienen un tacto correcto y hay que destacar el cambio manual de 6 velocidades, que destaca por ser rápido y preciso.

El EcoSport es un coche con un gran espacio longitudinal y buena altura disponible, aunque está más limitado en anchura. Con estas dimensiones, es perfecto para alojar hasta cuatro adultos cómodamente, con la posibilidad añadida de poder regular los respaldos de las plazas traseras para ofrecer una comodidad extra a los ocupantes de estas plazas.

img_4813

Hay 20 soluciones inteligentes de portaobjetos dentro del vehículo, incluido espacio para botellas de litro y medio en los bolsillos laterales de las puertas, un cajón extraíble bajo el asiento delantero del copiloto y una guantera refrigerada que puede almacenar hasta seis latas de bebida de 350 ml.

PRUEBA. Ford Ecosport Titanium S Ecoboost 140. Sencillo y muy matón

Categoría: PortadaPruebasSegmentoSUVUrbano
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *