Foto Opel Mokka X portadaaaaaaaaaaaaaa

En marcha

Casi dos mil kilómetros hemos hecho con este Opel Mokka X 1.6 CDTi de 136 caballos, con cambio manual de seis velocidades y tracción 4×4 adaptativa. Quizá lo más sorprendente de todo haya sido el consumo final, de 5,5 litros a los 100 kilómetros, sólo 0,8 litros más cada centena de kilómetros que el consumo medio oficial homologado. Es cierto que hemos hecho la mitad de ellos en autovía y autopista, pero ha habido ratos de comprobar seriamente las cualidades dinámicas del Mokka X… y es por todo ello que nos parece una cifra muuuuuuuuuuuuy a tener en cuenta.

Foto Opel Mokka X

Para comprobar sus cualidades off road nos hemos ido a la provincia de Segovia, por pueblos medio perdidos y caminos bacheados muy alejados del asfalto. Sin ser un especialista, nos ha parecido aceptable el desempeño del Mokka X. Reconocemos que ha habido momentos puntuales en los que pensábamos que podría pasar o acceder por sitios que, finalmente, fueron obstáculos insuperables, pero en líneas generales se puede llegar a sitios que generalmente quedan fuera del alcance con tracción delantera. La prueba, es la sesión fotográfica en un canchal que no era, precisamente, muy accesible.

En cualquier caso, salvo en casos específicos, preferimos que entre la tracción a las cuatro ruedas de manera automática y no tener que estar pendientes de seleccionar ruletitas o apretar botones para asegurarse la tracción. Sí contamos con el botón de descenso de pendientes, por si la cosa se va de madre.

Nos detenemos un poco más aquí para explicar que se trata de un sistema de embrague electrónico multidisco que puede distribuir de forma imperceptible la potencia entre los ejes delantero y trasero de 100:0 a 50:50. Así, en el uso diario normal funciona como un coche de tracción delantera normal y corriente. El sistema de tracción a las cuatro ruedas solamente se activa cuando las situaciones de conducción lo requieren para mejorar el empuje, especialmente sobre superficies mojadas o resbaladizas.

Foto Opel Mokka X

En asfalto hemos notado un poco de rumorosidad por autopista a velocidades legales, pero no nos genera demasiada sorpresa, pues a pesar de que puede hacerlo de manera sobresaliente, se fomentan otros aspectos dinámicos a este. En la misma medida tenemos el cambio manual, corta la primera y largas las últimas, tanto que en adelantamientos en carreteras nacionales de un solo sentido es conveniente bajar una marcha… o incluso dos, ya que por debajo de 1.750 revoluciones por minuto la ganancia de velocidad del motor es escasa de verdad.

A pesar de todo, entendemos que los 136 caballos son suficientes. Se nota más la rumorosidad del motor a medida que subimos de vueltas, pero no es excesivo, nada que ver con los híbridos cuando los exiges, por poner un ejemplo. El corte de encendido está en las 5.000 rpm.

En la urbe, el pequeño Mokka X se siente como pez en el agua. Domina el tráfico con sus centímetros extra, el sistema S&S de parada y arranque del motor funciona a la perfección y los consumos no se terminan de disparar.

Foto Opel Mokka X

En carreteras de curvas se le nota cierta agilidad, aunque sus centímetros extra de altura al suelo producen más inercias de las que podrías esperar. Las llantas de 19 pulgadas le sientan de lujo, pero con los 136 caballos lo idóneo sería contar de manera más lógica con unas de 17. Aún así, recalcamos una vez más los consumos con un rozamiento extra como el de una rueda sobredimensionada como las que lleva la unidad probada.

Mención aparte para los dispositivos de ayuda a la conducción y seguridad que puede montar este Opel Mokka X. Nuestra unidad los lleva casi todos, y francamente, la alerta de colisión, programable en tres intensidades, con aviso sonoro y visual, nos parece fenomenal, y funciona de lujo. Llega a reducir la velocidad considerablemente antes del supuesto impacto.

También nos ha gustado sobremanera el lector de señales de tráfico. A veces te despistas y vas a una velocidad pensando que es la adecuada y se te ha pasado por alto una que te avisa de una velocidad menor. Con este sistema no tendrás ninguna excusa. Ángulo muerte y cambio de carril involuntario, que también lleva, son algo más normales hoy en día. Lo que no es tan normal es que te mida la distancia en segundos con el coche que te precede para avisarte de si conduces con prudencia o no. Bravo.

Foto Opel Mokka X

Diseño

Interior y vida a bordo

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: OPEL MOKKA X. El SUV más desenfadado

Categoría: 4x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *