Foto Volvo V40 D2 portada

Diseño

Seguramente, el Volvo V40 que he conducido estos últimos días haya cambiado bastantes elementos con respecto a su predecesor, pero de verdad que, incluso afinando el olfato, solo damos con lo más evidente, que son los grupos ópticos delanteros, con esa especie de franja translúcida a imagen y semejanza del Volvo XC90, precursor de un mínimo cambio en el lenguaje de diseño de la marca sueca para este principio de milenio.

Foto Volvo V40 D2

De lo que sí estoy seguro es de un trabajo en la sombra, enorme, del equipo de diseño de Volvo, para afilar y lograr una eficiencia aerodinámica espectacular. Al hacer las fotos de la parte delantera, nos dimos cuenta del fenomenal esfuerzo por la firma de Goteborg en lograr que su compacto penetre en el viento con la mínima resistencia posible. Hay alguna instantánea en la que se aprecian formas y ondulaciones para lograr ese ahorro que, por ejemplo, no aporta el peso total del coches, pues hablamos de 1.502 kilos en orden de marcha, para un segmento C de 4,37 metros de largo.

La enrome parrilla, mínimamente redimensionada, está cerrada casi en su totalidad en la parte derecha. El dos litros no necesita tanta refrigeración y así se logra reducir el consumo. Los faros también se han estilizado, están muy en los extremos y las ópticas también ayudan a esa sensación aerodinámica. Pero lo que de verdad impresiona es la curvatura del capó y ver la luna absolutamente tumbada, apenas resistiéndose al paso del viento. Espectacular.

La vista lateral muestra un coche muy plano, con la chapa ondulada en las partes inferior y superior de las puertas y una superficie acristalada muy estrecha, resultado de no necesitar que el techo de la carrocería suba mucho para albergar a sus ocupantes, ya que hay poca distancia al suelo de la misma. Desde esta perspectiva se ve cómo el morro se va afilando hasta llegar al escudo y la parte trasera culmina muy ‘hatchback’, con un alerón superior que le da su puntito deportivo. También se aprecia que el eje trasero está muy atrás, con las ruedas en los extremos, lo que mejora la estabilidad sin lugar a dudas.

 

Foto Volvo V40 D2

En la zaga, menos cambios. Seguimos con ese portón casi negro en su parte superior que a muchos les pareceré la ventana de los coches que transportan féretros, aunque no es ni mucho menos el caso. El culo del vehículo parece respingón, subido hacia arriba, y los pilotos se integran perfectamente con la carrocería, perdiendo protagonismo en la zaga y ganándolo considerablemente de nuevo en el lateral, con esa especie de forma de boomerang made in Volvo que ya puso de moda el XC60.

La verdad es que sus formas son casi voluptuosas, pero la mayoría de compactos a la venta, sean Premium o no, huyen de esta casi radicalidad en el diseño para buscar la aerodinámica. Sin duda, gran esfuerzo de la marca y desde aquí el aprecio al trabajo de la marca nórdica, que no siempre acierta con la escultura final de sus coches.

 

Interior y vida a bordo

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

PRUEBA: VOLVO V40 D2. Fino y razonable estilista nórdico

Categoría: CompactoPortadaPruebasSegmento
1

1 comment

  • Personalmente no me convence la integracion de esos faros en el diseño del v40, son lenguajes de diseño muy diferentes el de este modelo y los nuevos volvo. Por lo demás, he conducido este coche con el antiguo d2, el 1.6 de PSA y para mi gusto era algo justito, espero que este 2.0 gane respuesta en bajas. El resto de los aspectos del coche son conocidos, un estilo diferenciado por fuera y por dentro, muy buena calidad y por lo general buen dinamismo, es un coche que al volante se siente que rueda con calidad y aplomo y a la vez es relativamente ágil, creo que tiene un buen equilibrio y un plus de estilo y calidad poco habituales en un compacto, eso sí quien busque espacio y polivalencia deberá mirar otro coche.

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *