Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

Revistadelmotor.es ha disputado el III EcoRallye Autobild, última prueba puntuable para el campeonato de España, con un Hyundai Ioniq híbrido que nos ha sorprendido de manera espectacular. Aquí unas cuantas historias de dos días ‘ecolocos’.

Dentro de la categoría VII-VIII (reservada a los híbridos, tanto gasolina y eléctricos, como biodiesel y eléctricos), la prueba se disputa sobre un total de 536 kilómetros, divididos en 14 tramos cronometrados en dos jornadas de competición, con tres secciones distintas, una la mañana del sábado, otra la tarde del mismo, y la final, el domingo por la mañana. Las provincias de Madrid, Guadalajara y Toledo, reciben la visita de la comitiva.

Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

Servidor al volante y Diego Zotes en las labores de copiloto, aceptamos el reto propuesto por Hyundai, que gustosamente nos cede el nuevo Ioniq para ver de lo que es capaz con otros rivales más o menos de su talla, como Lexus CT-200h, Kia Niro, Toyota Rav4 Hybrid o Volvo XC90 T8 Hybrid, por poner algún ejemplo. La categoría híbrida es la más concurrida de la prueba final del Campeonato de España, con 9 vehículos, tres de ellos, completando todas las pruebas del campeonato y optando al título final.

Después de un montón de trámites, reconocimientos médicos, seguros, permisos, licencias, pago de tasas, etc, etc, logramos ser aceptados para la carrera. Madrugón el sábado para acudir a la Nave de Motores del Metro de Madrid y en parque cerrado pasar todas las verificaciones técnicas, rellenar más papeleo, poner pegatinas al Ioniq, situar los ‘transponder’, aprender el manejo de una nueva app para controlar el tiempo en los tramos… vamos, sin tiempo para aburrirnos.

Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

El que suscribe ha hecho varias competiciones de consumo, pero nunca antes había tenido que leerse un ingente montón de folios de reglamento. Después de un carro de ellos, resulta que había un reglamento general que pasamos por alto y que, finalmente, fue clave para el resultado final.

A pesar de haber logrado buenos resultados en competiciones de prensa con Porsche Panamera Hybrid, 24 Horas Toyota y alguna más, debutamos con picadores, como se dice en el argot torero, con la Real Federación Española de Automovilismo controlándolo todo. Así, antes de la salida, asistimos al llenado y precintado oficial de nuestro depósito de combustible, para evitar manipulaciones y ver el consumo real de los coches.

Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

Con más miedo que vergüenza afrontamos los primeros tramos, cuidando mucho el consumo, pero descuidando un poco los tiempos de paso y guiado, intentando hacernos a toda velocidad con el roadbook digital, su aplicación y demás enseres. Sin ir más lejos, nos saltamos una indicación en el primer tramo, con lo que penalizamos una buena cantidad de puntos, que ya iban a comprometer nuestra participación.

A pesar de todo, resolvemos como podemos los problemas y nos ponemos en hora para los siguientes tramos. Pendientes de salir y llegar en el segundo estimado, descuidamos un poco el ritmo, penalizando en consecuencia, pues por algo es una prueba de regularidad. Aprovechando cuestas y bajadas para amoldar la velocidad del Hyundai, sin darnos cuenta, estábamos penalizando. Lo que hace el desconocimiento.

Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

En Sacedón, reagrupamiento entre primera y segunda sección. Echamos ojo a los rivales que completan el campeonato, y sus salpicaderos parecen la Enterprise, llenos de pantallas, medidores, mapas, GPS, sistemas digitales de medición… y nosotros con un sencillo ipad y la aplicación recomendada por el organizador. Normal que las cosas saliesen así.

A pesar de nuestros problemas, nos distanciamos rápida y ostensiblemente de Kia Niro, con el mismo sistema de propulsión híbrido que el Hyundai Ioniq y Lexus RC300h, dejándoles bastante atrás. Sin embargo, aún podemos echar mano a los que tenemos por delante. Pero en uno de los tramos nocturnos dejamos pasar una indicación, y nos encontramos con que otro rival ha hecho lo propio. Damos la vuelta tarde y en la carretera más estrecha que puedas imaginar no podemos pasarles, pese a ser consciente de la sangría de segundos. Más de la mitad de nuestras penalizaciones en la cuenta final vienen de este tramo. Imposible adelantar al RC y recuperar algo de tiempo.

Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

Sabedores que casi pasase lo que pasase a partir de ahora seríamos quintos en la categoría de gasolinas híbridos, de siete participantes, decidimos acabar mimando el consumo al máximo. El último día, después de hablar, consultar y, en definitiva, aprender de todos y de la experiencia del sábado, clavamos los tramos diez y once, sin penalizar apenas, siendo los mejores de la categoría en estos parciales profesionales incluidos, intentando ir en todo momento al ritmo estipulado. Todo va genial hasta que, de nuevo, un doble giro en apenas 20 metros se pasa por alto y pese a reaccionar más o menos rápido, nos exige una vez más acelerar a fondo y penalizar un poco.

Los tramos finales terminan con mejor suerte, terminando en la posición que ya se preveía. Obviamente, en regularidad no optábamos a nada, pero amigos, después de llenar el depósito con 19,94 litros y cubrir 539 kilómetros totales, la media de consumo es de 3,70 litros, 0,2 inferior incluso del homologado por el fabricante, que ya sabemos que se hace en condiciones absolutamente ideales.

Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

Vamos tanteando al resto de participantes y tan sólo el Lexus CT-200h, con 4,26 litros a los 100 kms, se acerca a nuestra marca. Contentos por este pequeño triunfo parcial, esperamos escuchar nuestros nombres en la ceremonia de entrega de trofeos final, pero para sorpresa, los ganadores son los competidores que llevan el Mercedes C que completa todas las pruebas del Campeonato de España. Les preguntamos su cifra, asombrados, y nos dicen que han consumido 29 litros.

Visita obligada a los comisarios de la RFEA y nos remiten a un reglamento general en cuyo interior, en uno de los apartados, reza que para poder aspirar a este premio, hay un límite en las penalizaciones, que sobrepasábamos por unos cuantos puntos.  Entonando el Mea Culpa, por desconocimiento, aplaudimos a los justos ganadores.

Foto Eco Rally AutoBild Hyundai Ioniq

La experiencia, obvio decirlo, ha sido más que gratificante. No es fácil estar 18 horas (más de 13 de conducción) en un fin de semana manteniendo el cien por cien de la atención en la conducción y en la navegación. A pesar de todo, nos quedamos con ese 3,7 litros/100 kilómetros de media, y la fantástica impresión que nos ha producido un Hyundai Ioniq híbrido, a la venta por 23.900 euros con sus 141 caballos, con un agrado de conducción y una finura en su funcionamiento que, hasta que no lo conduces, no te lo crees. Chapeau por Hyundai y por el Ioniq. Fan total.

Nada más, gracias a todos, Hyundai, RFEA, organización, participantes, rivales y amigos, por permitirnos vivir una aventura que, a buen seguro, nos viene de lujo para afrontar con garantías retos similares a este.

Óscar González Soria – oscargonzalez@revistadelmotor.es

Debutando en un Eco Rally del Campeonato de España…

Categoría: Eventos del motor
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *