Interior y vida a bordo

El habitáculo no nos sorprende demasiado, pues ya era coherente antes del pequeño lavado de cara y apenas varía. Quizá notamos mejores materiales en un par de elementos, como la pantalla táctil del navegador, y detectamos pequeños guiños en los pespuntes de color naranja en el cuero del volante o de los asientos.

Foto Subaru XV

El panel de instrumentos es de los más claritos que nos hemos echado a la cara en estos últimos años, con una legibilidad a prueba de Rompetechos. La contrapartida es que puede pecar de soso, suplemento que Subaru paga con gusto, normal, en un coche que será centro de las miradas por otros atributos, su capacidad off road en tamaño compacto, por ejemplo, antes que en cuadros de mandos espaciales o con la última tecnología. Y sin embargo, no falta una alta dosis de conectividad o tener siempre en la instrumentación bien a la vista la marcha que está engranada y una flechita que nos indica cuándo cambiar para mantener más contenido el consumo.

Lo que no cabe ninguna duda es que la calidad es condición ‘sine qua non’ para la marca nipona. Aunque parezca un coche más para el día a día y menos ‘selecto’ que el resto de la familia, no dice que no a cueros de calidad, plásticos visualmente muy correctos y una calidad de acabados, cuanto menos, notable.

La disposición de todos los mandos es muy correcta, incluso sorprende la sencillez de la zona junto a la palanca del cambio manual, que generalmente sirve para acumular botones a cascoporro y aquí no existen. Ayuda que la AWD sea permanente y no necesite teclas o ruletitas para activarla. Recordemos que la Symetrical All-Wheel Drive made in Subaru no es una tracción a las cuatro ruedas reactiva, que reacciona ante las dificultades, sino proactiva, es decir, ante las dificultades trabaja sin esperar a que nadie le diga nada, por lo que es más rápida y eficiente.

Foto Subaru XV

Turno ahora para hablar de unos asientos son muy confortables, con calefacción en el acabado Executive Plus, que es el que corresponde a nuestra unidad de pruebas, igual que la cámara de visión trasera, el techo abrible o el navegador, como decimos, mucho más intuitivo que el de la anterior versión.

La sujeción lateral de los asientos es perfecta, lo mismo que una posición un poco más alta que la de los demás compactos, con lo que ganamos en ángulo de visión hacia adelante y esto te hacer sentir incluso algo más seguro.

Las plazas traseras son más que decentes. El Subaru XV no llega por poco a los cuatro metros y medio, son 4,45 metros de largo, y tres adultos no se pelearán demasiado entre ellos para tener una posición confortable. El túnel central sigue siendo un hándicap para el que viaje en ese lugar.

Foto Subaru XV

En cuanto a huecos,  los de las puertas son mejorables. La guantera está en la media y al lado de la palanca del cambio hay dos espacios para latas de bebida y otro hueco mayor bajo la consola central. La visibilidad trasera tampoco es mala y, como decimos, se cumple la tónica general de cumplir en todos los apartados. Nos encanta la doble salida de USB para cargar el móvil y poner un ‘pen’ con tu música, por ejemplo.

Donde más cojea, sin duda, es en el maletero. Los SUV medios e incluso la mayoría de compactos superan ampliamente los 380 litros de capacidad con los que se tiene que conformar el dueño del XV. Sin duda está penalizado por el espacio y recorrido que necesitan las suspensiones de un vehículo que debe lidiar a menudo en condiciones off road.

Si el bolsillo te lo permite, regálate el capricho del acabado Executive Plus, que incorpora, de serie, el acceso libre al coche, sin necesidad de sacar la llave del bolsillo y el arranque por botón, algo cuya practicidad no entenderás hasta que no lo disfrutes en el día a día. Dinero bien invertido, sin duda.

Foto Subaru XV

Fuera de carta, debo confesar que he estado un cuarto de hora largo intentando poner en hora el reloj digital de la pantalla superior del salpicadero del XV y… pude poner las horas correctamente… pero ¡aún no sé cómo poner los minutos!

Diseño

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

 

 

PRUEBA: SUBARU XV. El que sabe, Subaru

Categoría: 4x4CompactoCrossoverPortadaPruebasSegmentoSUVTodo Terreno
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.