Diseño

Hablar de diseño, en buena medida, es hablar de sensaciones, y en estos términos, el Volvo S90 produce un montón de ellas en los que hemos tenido la oportunidad de disfrutarlo durante esta semana de pruebas.

Foto Volvo S90

Si sois asiduos a www.revistadelmotor.es que seguro que sí, ya sabéis que, en este año que acabo de cumplir aquí, siempre he defendido lo distinto, lo diferente, todo lo que intenta ir a contracorriente o lo que busca salirse del camino establecido, arriesgar y buscar nuevas soluciones a viejos problemas. Y sí, el Volvo S90 es la respuesta a algunos de estos temas.

Si no hubiera emblemas o logotipos de la marca, todos sabríamos que estamos hablando de un coche fabricado por Volvo. Sin ir más lejos, los faros siguen el camino marcado por el XC90, otro gran exponente de la firma sueca, y que ya ha adoptado el V40, recientemente renovado. La gran parrilla respira clase y elegancia. La rejilla inferior abraza en los extremos los antiniebla. Parece un diseño limpio, sencillo, fácil, pero cuando lo miras te das cuenta de que esa horizontalidad no es fruto del azar, lo mismo que la sensación de poder.

La zaga nos cautiva un poco menos, pero también tiene su trabajo. A nosotros nos entra menos por los ojos, pero no por ello apreciamos rasgos parecidos a los vistos en el frontal. Esa horizontalidad reflejada en la parte superior de los grupos ópticos, grandes, como los de toda gran berlina que se precie, que no se juntan por poco, una pequeña zona de chapa donde la palabra Volvo se puede leer con claridad. También en la inferior, con una línea cromada que une, visualmente, ambas salidas de escape.

Foto Volvo S90

Es curioso porque, sólo le faltan 3-4 centímetros para los 5 metros de longitud, y el tercer volumen no termina de estar definido del todo, y eso es gracias a un pilar C muy retrasado y un descenso del techo, junto a la luneta trasera, que perfilan una línea que nos ha encantado. También apreciamos una leve terminación respingona en el extremo superior del maletero, no a modo de alerón, pero perfila muy bien el final del S90. Rotundo, robusto, pegadito al suelo, la línea del mayor de los Volvo es arrebatadora cien por cien.

No podemos dejar de mencionar los cromados resaltados en la parte inferior de las puertas ni las fenomenales llantas de 20 pulgadas que luce nuestra unidad. De serie en el D4 son de 18, pero puestos a invertir dinero… aunque son preciosas, igual no sería la primera opción para gastar 1.815 euros, habiendo dispositivos de seguridad tan espectaculares como casi necesarios hoy en día.

Interior y vida a bordo

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: VOLVO S90. Diseño premium cum laude

Categoría: Berlina grandeBerlina LujoPortadaPruebasSegmentoSin categoría
3

3 comments

  • Un gran coche, hecho para viajar con confort y confianza, calidad, estilo propio y un unterior en el que se nota minmo y gusto por el detalle.
    Le gusta ver que aunque se haya dado un cambio de estilo, los valores de la marca que apreciamos los que tenemos un volvo siguen presentes. Espero con ganas la gama s/v60, que partiendo de esta nueva linea de la marca aporte un caracter menos señorial y mas dinamico, pero sin perder esos valores y esa elegancia sobria y diferenciadora que me encanta. Promete bastante, si cumple repetiré.

  • A modo de crítica constructiva y sin ánimo de ofender, me gustaría que en los vídeos enseñarás más los coches y no solo al presentador distrayéndose mientras conduce . Esta muy bien todo lo que dice pero seguro que si lo hiciera con el coche parado no se repetiría tanto y veríamos mejor lo que queréis enseñar.
    Un saludo

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *