En marcha

_PGK3558

Lo que más nos impresionó, nada más subirnos al Serie 2 Coupé y ponerlo en circulación, fue el buen trabajo realizado con el aislamiento acústico. El motor suena muy poco y en marcha el ruido que entra en el habitáculo, que es poco, viene en su mayoría del ruido aerodinámico y de rodadura. Esta capacidad le hace parecer un coche de una categoría superior.

La unidad que probamos incluía la dirección deportiva que es firme pero no dura y en conducción deportiva los movimientos de la carrocería están bien limitados. Nuestra unidad de pruebas, con ese esquema de suspensiones, es un coche enfocado a una conducción más dinámica y a pesar de ello es también un coche muy cómodo. La dirección está perfectamente ajustada, como es norma en BMW, para ser directa pero no en exceso, solo lo justo para comunicar lo que pasa en las ruedas delanteras. Los frenos tienen una mordiente espectacular y resisten perfectamente el trato intensivo. Lo mejor, es la facilidad para dosificar la fuerza de frenado. El pedal de freno tiene un tacto exquisito. El motor es un prodigio de fuerza, empujando con decisión desde muy abajo hasta prácticamente el corte de inyección. Destacamos la espectacular caja de cambio automática de 8 velocidades, que para nosotros, es la mejor que podemos encontrar en cuanto a suavidad y confort de uso y con una rapidez de cambio de marcha ejemplar.

_PGK3515

El BMW 228i Coupé es la versión que hemos probado y tiene una potencia máxima de 245 CV a 5.000 vueltas, y su par máximo, disponible entre 1.250 y 4.800 rpm, es de 350 Nm. Esta equipado con la caja de cambios automática de 8 velocidades y con este conjunto motor el Serie 2 Coupé acelera de 0 a 100 km/h en sólo 5,7 segundos. La velocidad punta es de 250 km/h. El consumo promedio con caja de cambios automática es de 6,3 litros cada 100 km. En nuestro circuito de pruebas habitual hemos medido consumos de 6,5 litros en conducción económica y 8,1 litros en conducción deportiva.

El BMW Serie 2 Coupé, objeto de la prueba está equipado con una caja de cambios automática de ocho marchas Steptronic de convertidor de par que, no nos cansaremos de decirlo, es un prodigio de suavidad y rapidez en el cambio de marchas. Esta caja de cambios cuenta con el modo de conducción de “propulsión por inercia” y funciona a una velocidad entre 50 y 160 km/h, desacoplando la caja de cambios del grupo propulsor en el momento en que el conductor retira el pie del acelerador.

_PGK3553

El BMW Serie 2 Coupé incluye de serie tres modos de conducción seleccionables mediante un pulsador en la consola. El conductor puede elegir entre los modos “CONFORT”, “SPORT” y “ECO PRO”. Se agrega el modo “SPORT”+ en el caso de los modelos que están equipados con una de las opciones siguientes: caja automática deportiva, paquete deportivo M, BMW Sport Line, sistema de suspensión M de adaptación automática o dirección deportiva variable.

Diseño

Interior y vida a bordo

Acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: BMW Serie 2 Coupé 228i. Diversión asegurada

Categoría: CompactoCoupéPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *