El Mazda MX-5 es un coche, un deportivo, soñado por muchos de nosotros. No es ni el más caro ni el más potente, pero sí el más genuino. Probamos en www.revistadelmotor.es del Mazda MX-5 2.0 Luxury de 160 CV  con cambio manual ¡¿Arrancamos?!

Vídeo prueba

Mazda MX-5_86

El Mazda MX-5 es uno de los coches más deseados y, paradójicamente, no hay que desembolsar un dineral para tenerlo aparcado en nuestra plaza de garaje. La cuarta generación del mítico roadster japonés ha revolucionado la imagen de su antecesor, apostando por un diseño de futuro, ligereza en cada elemento que lo compone, y una lógica apabullante a la hora de configurar un descapotable biplaza con todo el genuino sabor de los legendarios Miata.

Por apenas 25.000 euros puedes tener un cabrio de dos asientos con la leyenda de Mazda impregnada en cada rincón y un sabor deportivo que va más allá de la imagen futurista que emana.  Su diseño revolucionario, casi futurista, y el saber hacer de Mazda en un terreno que conoce bien, configuran un roadster puro a más no poder.

El nuevo Mazda MX-5 tiene los problemas endémicos de todo descapotable biplaza: apenas tiene maletero, vas muy sentado del suelo y puede ser pelín incómodo, y la capota de lona no aísla todo lo que aísla un techo duro, sobre todo a nivel de ruido. No hay motor diésel y sólo puedes elegir entre dos propulsores de gasolina.

De acuerdo, pero la imagen, el precio y el sabor genuino de los roadster… te van a compensar a todas luces la apuesta decidida por un coche que, sinceramente, es mucho más que un coche.

 

Diseño

Interior y vida a bordo

En marcha

Motor, acabados y equipamiento

Conclusión

Galería

PRUEBA: MAZDA MX-5. El roadster puro

Categoría: CabrioConvertiblePortadaPruebasSegmento
2

2 comments

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *