El Toyota Prius+ llega un poco más allá que su hermano el Prius, todo un veterano de la hibridación mundial. Las 7 plazas del Prius+ le confieren un extra en cuanto a capacidad que le sienta de maravilla a un coche que cumple con todo lo que se le puede pedir, aunque aún tiene un par de apartados en los que la mejora es evidente.

Video Prueba:

Cuando en un colectivo como el de los taxistas muchos de sus integrantes eligen como coche para el día a día en su trabajo el Toyota Prius+ es por algo. Son tantos los profesionales que ya han apostado por este Prius+ que no hemos tenido más remedio que comprobar de primera mano el porqué de esta elección… y después de una semana al volante y más de 800 kilómetros recorridos entendemos perfectamente porque este coche encaja, a la perfección, en un segmento tan localizado como el de los taxistas.

Parece lógico, incluso entendible, que una vez que tenemos en la gama de Toyota el Prius, el coche híbrido por excelencia, la aparición de un coche más grande, con más espacio tanto para pasajeros como para carga, era cuestión de tiempo, ya que cuanto más volumen tiene el automóvil, más y mejor se puede compensar el peso y el espacio que ocupan las baterías eléctricas. En este caso, el Prius+ roba al Prius original su equipo híbrido y no mejora ni inventa nada nuevo. Más vale malo conocido… aunque en este caso, malo no es.

Toyota Prius_ext_51

Así pues, seguimos con el motor 1.8 gasolina y el mismo grupo eléctrico con baterías y celdas ya conocidas, para alcanzar los 136 caballos de potencia. Todo esto es clave, tanto para lo bueno como para lo malo. Este caballaje da de sobra para mover los poco más de 1.500 kilos que pesa el Prius+… pero no es menos verdad que se mueve con cierta lentitud, innegable, y que cuando precisamos de velocidad rápidamente y hundimos el pie en el pedal, el ruido que se produce no se corresponde para nada con la ganancia de velocidad. Casi diríamos que es inversamente proporcional. La frase mucho ruido y pocas nueces viene al pelo. Y si no has tenido la oportunidad de comprobarlo de alguna manera personalmente, echa un ojo a la cifra de aceleración de 0 a 100 para que veas que entre las numerosas virtudes de este Toyota no está la aceleración. Pero claro, en la otra mano tenemos muchas cosas buenas, virtudes envidiadas por toda la competencia, pues este Prius+ puede presumir de tener una de las hibridaciones más modernas y optimizadas que existen en el mercado, sino la que más.

Antes de meternos en harina con este Toyota Prius+, diremos que a nivel estético no destaca por ser un sex symbol. Siguiendo las líneas maestras del original Prius, el Prius+ busca la mejor manera posible para crecer en todos los sentidos sin desproporcionarse demasiado, y la verdad es que Toyota consigue unas líneas bastante armoniosas, incluso deportivas, ya que no hace falta más que mirar la línea lateral para ver una punta de flecha en el morro con un parabrisas muy inclinado, clave para conseguir un 0,28 de coeficiente aerodinámico. Afortunadamente los coches híbridos han evolucionado, cada vez son menos feos, y aquí se aprecia un gran trabajo en la parte delantera, con unos grupos ópticos muy angulosos y unas líneas bastante agradables. Por detrás no vemos nada demasiado destacable, con formas proporcionadas y carente de estridencias. Lo único más reseñable, una optimización de la zaga con un gran portón trasero y una luna amplia con un pequeño alerón superior que le da un poco más de gracia al asunto.

Toyota Prius_66

Por dentro, Toyota tiene una línea muy marcada en cuanto a sus interiores, y aquí sigue los cánones conocidos. La unidad que hemos conducido corresponde al acabado Advance, justo en el medio de la oferta, entre el Eco y el Executive, y por precio/equipamiento nos parece la más equilibrada sin lugar a dudas. Ya que mencionamos esto, también te cuento que el Prius+ no te va a dar demasiados quebraderos de cabeza a la hora de configurar motores o acabados, porque sólo dispone de una mecánica, la ya mencionada híbrida de 136 caballos. No dispone ni de gasolina ni de diesel, como sí tiene un hermano muy parecido por tamaño y características, el Verso, que sin embargo, no tiene mecánica híbrida. Para acabar este epígrafe decir que el precio de la unidad que conducimos es 33.175 euros. La Eco, mucho menos equipada, se queda en unos apreciables 28.500 euros, mientras que la Executive, donde no falta de nada, cuesta en torno a 3.000 euros más que la versión Advance.

En la descripción del habitáculo, llaman la atención varias cosas. Primero, el espacio, pues los siete asientos son más que decentes, cosa que no pasa en todos los coches que pretenden dar servicio a siete personas. Si en la tercera fila no situamos adultos de más de 1,70 metros, triunfaremos sin duda. La posibilidad de acceder a estas plazas traseras de manera coherente, y la opción de jugar con la inclinación y deslizar según convenga los tres asientos de la segunda línea de manera individual, demuestra la versatilidad y capacidad para satisfacer al dueño de este Prius+. Con 5 plazas disponemos de 505 litros de maletero. Con 7 aún quedan 200, que da para llevar un par de maletas o unas cuantas mochilas y bultos.

Toyota Prius_63

Al volante, multifunción y de tacto mejorable, es imposible no fijarse en varias cosas de inicio. Personalmente, soy de los que no se termina de acostumbrar a no tener nada detrás del volante, sólo salpicadero liso, sin más. Una gran consola central en lo alto del salpicadero engloba toda la información y los mandos. Es incluso más extrema que la del Prius normal. La palanca es diminuta, está encastrada, y así libera un buen montón de espacio para poder guardar los objetos que quieras. Una gran pantalla superior te ofrece todos los datos que puedas imaginar. No terminamos de entender por qué a estas alturas de la vida todavía Toyota emplea ese verde fósforo de ordenador de finales de los 80 para la iluminación del velocímetro digital, el selector de marchas y el nivel de gasolina en el depósito. A su derecha, ya con grafías y colores más modernos, una pantalla TFT con todo lo relativo a la hibridación, el ordenador de a bordo, medias de consumo, etc, etc.

Si miramos un poco más abajo, una pantalla de navegador táctil nos proporciona toda la información relativa al resto de elementos del coche. Audio, navegación, bluetooth, diversas formas de configurar dispositivos del coche, etc, etc. Aún más abajo, los mandos del sistema de climatización, al que habrá que acostumbrarse un poco, aunque en seguida cogerás el truco a la gran ruleta central. En la parte izquierda de todos estos elementos, botones para el warning, arrancar el coche y la ya mencionada palanca del cambio, en el característico azul de los híbridos Toyota, a juego con el fondo del emblema de la marca en el frontal. Por cierto que el tacto del plástico rugoso del salpicadero es de los puntos que se pueden mejorar sin demasiado trabajo y punto positivo por la doble guantera que, en un monovolumen, siempre se agradece ese plus de espacio.

Toyota Prius_62

La marca japonesa es de las que ha apostado por reducir peso y ganar espacio con asientos con poco fondo, y no por ello la comodidad se ve comprometida, más al contrario, es fácil instalarse y sentirse bien en las plazas delanteras. En nuestra unidad, la sensación de espacio se acrecienta por un doble techo acristalado que se abre y cierra a la vez con un solo botón y que es un alivio extra para los pasajeros, ya que ver el cielo en movimiento es un extra que sólo saben apreciar los que han tenido opción de disfrutar de ello.

Nos introducimos en los aspectos más dinámicos de este Prius+, y responde a las expectativas, en tanto en cuanto es fácil aventurar que no va a ser, ni mucho menos, un coche deportivo. A pesar de que pesa menos de lo que parece indicar su tamaño, la dinámica queda definida por su condición de híbrido y de monovolumen. Para lo bueno y para lo malo. Por un lado disponemos de unas suspensiones cómodas y confortables como pocas, sin que eso vaya en desmerecimiento de su comportamiento, ya que tampoco es de los que balancea en exceso.

En cuanto te pongas al volante, sabrás por qué no vamos a perder ni un solo segundo en hablar de deportividad o tacto sport. No existe. Sin embargo, nos encanta comprobar cómo, ni aún a plena carga de pasajeros y equipaje, conseguimos pasar de 6 litros de consumo medio a los cien kilómetros. En este apartado, el consumo medio después de más de 800 kilómetros recorridos por terreno variado se ha quedado en unos notables 5,8 litros a los 100. Una lástima que el depósito no pase de 45 litros para poder contar con una autonomía más acorde con lo que pide un monovolumen de corte familiar. Por si hay algún despistado aún por ahí, este tipo de coches híbridos logra mejores consumos en terreno urbano que en autovías y autopistas. Paradas, retenciones, stop, semáforos, deceleraciones y frenadas… en ciudad todo beneficia para poder cargar y recargar las baterías y disponer de preciados metros de desplazamiento sin gastar una gota de combustible ni emitir emisiones tóxicas a la atmósfera. Aunque estemos anclados en la capacidad teórica de no más de dos kilómetros en modo eléctrico y sin pasar de 50 km/h, en la práctica apenas hemos podido pasar de un kilómetro sin que salte el funcionamiento del motor de combustión.

Toyota Prius_ext_26

El Toyota Prius+ sería un coche pluscuamperfecto si mejorase en aceleraciones y estas no conllevasen un ruido que, pese a amortiguarse con relación a versiones híbridas anteriores de Toyota, aún es un poco decepcionante hundir el pie del acelerador y ver cómo toda la potencia que debería encaminarse a la aceleración, se pierde en un rugido contenido de subida de revoluciones que no significan un aumento lógico de la velocidad. Cualquier cuesta, subida o cambio de rasante, prácticamente, será delatada de inmediato por el ruido del motor al revolucionarse, sin que por ello mantengamos apenas la velocidad marcada en la velocidad de crucero.

Poco más queda por decir, salvo detallar un poco más ese equipamiento que antes hemos dicho que era bastante completo. Salvo la navegación, que es un extra, junto con el blanco perlado, el resto es completamente de serie en el acabado Advance. ABS+EBD+BA, airbag de cortina en las tres filas de asientos, anclajes isofix, ajuste eléctrico del soporte lumbar en plazas delanteras, bloqueo de seguridad para niños en puertas y ventanas, HAC, VSC+, EMPS, faros led, llantas de 17 pulgadas, indicador de presión de neumáticos, USB, reposabrazos delantero, entrada y arranque sin llave, cámara de visión trasera, retrovisores eléctricos, plegables y calefactados…

En el plano más detallista, resaltar cosas como que los asientos calefactables delanteros son un todo o nada, no se puede calibrar la intensidad. Otro tema que no me ha gustado nada es el pitido insistente y penetrante que suena cada vez que engranas la marcha atrás. Aprenderás a maniobrar en tiempo récord para quitarte de encima el molesto pitido. Se puede mejorar también el carácter táctil de la pantalla, aunque el final pillas el truco. El mando del zoom del navegador está demasiado alejado también, más propio para el copiloto que para el conductor.

El contrapunto de Antonio Guzmán

Los detalles son importantes en un coche. Pero cuando pasamos la barrera de los 30.000 euros, parece que los detalles son más que eso. Ya pasan a la categoría de “muy importantes”.  En el caso del Prius+, parece como si Toyota se hubiera quedado a las puertas de ofrecer ese plus en forma de más de todo, y se ha quedado en dos plazas adicionales y poco más. Para mi gusto sigue teniendo un déficit en la autonomía y la velocidad máxima en modo EV. Ojo!, no pido 200 km y 130 km/h. Me conformaría con 30 km de autonomía y una velocidad máxima de 50 km/h. Se que los impedimentos técnicos no son el problema, sino los costes de aumentar ambos conceptos, pero creo que el Prius+ lo necesita para ser aún más útil en la ciudad, su hábitat natural.

Porque no nos engañemos. Es en la ciudad donde el Prius+ se mueve como pez en el agua. La carretera abierta es el enemigo de un coche que sufre cuando circula cargado y con fuertes pendientes. En esos casos ya nos es tan competitivo y los consumos se asemejan más a otros modelos con motores de combustión. Además, no es un coche confortable para viajar. El ruido mecánico es alto, sobre todo cuando aceleramos para subir una cuesta o un desnivel.

Por lo demás es un coche que cumple. Se han mejorado los materiales y los ajustes. Se ha equipado con bastante acierto y tiene todo lo que podemos esperar de un coche con siete plazas y un carácter familiar. Dinámicamente no le pido más porque cumple de sobra para lo que está pensado. Pero si tuviera ese poco más que le pedimos, sería pluscuamperfecto, como dice Oscar González.

Con la mano en el corazón

Sólo el molesto ruido del coche al acelerar a fondo puede echar por atrás a un comprador que necesite un coche de estas características. El Prius+ es un cochazo, con una gran relación calidad-precio-equipamiento, son siete plazas reales, un consumo más que contenido y un confort que no tiene nada que envidiar a nadie. Es un coche un poco impersonal tanto en estética como en conducción, pero que cumple como el mejor en todo lo que se le puede pedir

Un coche para…

…cualquier familia que se preocupe por el medio ambiente y necesite un coche con cierta capacidad, tanto de asientos como de espacio de carga. Más que válido como coche único, perfecto para la ciudad y el día a día, no hará ascos a viajes o desplazamientos que requieran más horas de uso. Quizá faltan elementos de verdadero monovolumen, como algún hueco más o bandejas tras los asientos delanteros, pero es cómodo, confortable, está bien pensado y sin destacar por nada cumple en todos los aspectos.

KILÓMETROS PRUEBA – 820 kms

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 40%-30%-30%

RIVALES

Ford Grand C-Max, Toyota Verso, Peugeot 5008, Citroen C4 Grand Picasso, Opel Zafira Tourer, Renault Grand Scénic, Volkswagen Touran

 

FICHA TÉCNICA TOYOTA PRIUS+ Advance

Cubicaje / Potencia: 1.798 cc / 136 CV

Caja de cambios: automática

Alimentación: híbrida: gasolina y eléctrico

Longitud / Anchura / Altura: 4.615 / 1.775 / 1.575 mm

Distancia ejes: 2.780 mm

Maletero: 200 litros con 7 asientos, 505 litros con 5 asientos

Nº plazas: 7

Neumáticos: 215/50 R17

Tracción: delantera

Frenos delanteros: Discos

Frenos traseros: Discos

Aceleración 0-100 km/h: 11,3 seg

Velocidad máxima: 165 Km/h

Capacidad depósito combustible: 45 litros

Peso en orden de marcha: 1.570 Kg.

Par motor: 207 Nm

Emisiones CO2: 96 g/Km

Consumos oficiales

Extraurbano: 4,2 l/ 100 Km

Urbano: 3,8 l/ 100 Km

Mixto: 4,1 l/ 100 Km

 

Bien:

7 plazas

Consumos

Precio/equipamiento

Menos bien:

Ruido del motor cuando pisas a fondo

Aceleración muy pobre

El tacto de los híbridos de Toyota sigue siendo un pelín artificial

Precio: 33.175 euros

oscargonzalez@revistadelmotor.es 

PRUEBA: TOYOTA PRIUS+. Un plus para el Prius

Categoría: ActualidadFamiliarHíbridoPortadaPruebas
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *