El SsangYong Tivoli es el coche que la marca coreana más antigua tenía en mente para asaltar el segmento SUV-B. Este SUV tiene 4,2 metros de longitud que está disponible con un motor de gasolina de 128 CV y uno de gasóleo de 115 CV que llegará al mercado en octubre.

Video prueba:

El Tivoli se puede personalizar con elementos decorativos, la carrocería puede ir pintada en ocho colores distintos (algunos de ellos se puede combinar con dos colores de techo diferentes, blanco y negro), hay tres colores para el interior y seis para el cuadro de instrumentos que se pueden elegir mediante un botón (en las versiones diésel). También se puede elegir entre diferentes modelos de llantas de aleación de 16 o 18 pulgadas de diámetro que pueden estar acabadas en aluminio y negro. El interior destaca por los buenos ajustes, muy superiores a lo que SsangYong tiene en su gama, marcando una tendencia de mejora que veremos en sus próximos modelos.

Ssangyong Tivoli

Si hablamos de equipamiento, cabe destacar que el pequeño SsangYong viene de serie con elementos como el climatizador, la dirección adaptativa Flex Steer con tres programa de funcionamiento, el control de crucero, el volante multi función o la iluminación LED diurna en los grupos ópticos delanteros y de posición y pare en los traseros. Los acabados superiores incluyen elementos como el climatizador bi-zona con función de memoria, los sensores de lluvia y encendido de alumbrado, la cámara de visión trasera o los asientos calefactables. En materia de seguridad lleva un equipamiento amplio con siete airbag de serie y su equipo de frenos con discos sobre dimensionados en las cuatro ruedas.

Ssangyong Tivoli

Hay dos tipos de sistemas de audio. El más básico, que es de serie en la versiones Premium, incluye sistema manos libres Bluetooth con perfil audio streaming. El sistema de infoentretenimiento opcional incorpora una pantalla táctil de siete pulgadas con cámara de marcha atrás y el navegador con cartografía y tecnología TomTom. Es la primera vez que Ssangyong incorpora de fábrica un navegador diseñado para un modelo suyo y no en postventa como hacían antes.

Ssangyong Tivoli

El ordenador de a bordo tiene una pantalla entre los relojes y se maneja pulsando dos botones que hay en la consola, excesivamente alejados. Algo que los coreanos y los japoneses siguen a rajatabla. En la parte inferior de la consola disponemos de una toma de 12v, un conectos USB y un conector HDMI que nos permitirá, con el coche parado, reproducir ficheros multimedia de dispositivos externos.

En España, el motor de gasolina solo se puede elegir en combinación con tracción delantera y cambio de marchas manual de seis velocidades. Con la llegada del motor diésel llegará la versión con tracción total y la caja de cambios automática de convertidor de par y seis velocidades que fabrica la japonesa AISIN. Esta caja de cambios automática tiene un funcionamiento que permite realizar un bloqueo electrónico del diferencial con un reparto 50:50 y así mejorar la motricidad en terrenos con poca adherencia. Esta es una de las ventajas del Tivoli, la de ofrecer una caja de cambios automática y tracción total, algo de lo que carecen muchos de sus rivales.

Ssangyong Tivoli

Su espacio interior es muy amplio y mantiene la capacidad de poder alojar a cinco adultos. El maletero parte desde los 423 litros de volumen hasta más de 1.100 abatiendo los respaldos traseros. El Tivoli permite elegir entre kit anti pinchazos (de serie para las versiones con tracción delantera) o la posibilidad de elegir una rueda de repuesto y la cortinilla del maletero, que forman parte de un kit con un precio de 200 euros. Para las versiones con tracción total la rueda de repuesto no está disponible para las versiones de tracción total, ya que la suspensión trasera multibrazo de esta versión resta espacio para el maletero. Como guinda, el maletero va equipado con una toma de 12v , luz de cortesía, ganchos para una red elástica.

El Tivoli es un coche con un andar muy neutro. Suspensiones blandas y movimientos de la carrocería sujetos hasta que le pedimos que de todo lo que lleva dentro, momento en el que se inclina bastante, como era de esperar. No es su cometido, pero el coche siempre pisa correctamente. Con las llantas de 16” del acabado Premium nos ha parecido que la suspensión rebota menos que con las llantas de 18” de la versión Limited. Pero es un coche que a ritmo normal sigue fiel la trayectoria. Es de esos coches que van bien, muy suaves y confortables haciendo todo correctamente pero sin alardes.

Ssangyong Tivoli

El motor de gasolina no suena mucho por debajo de las 4.000 rpm, pero si queremos que nos enseñe sus 128 CV tendremos que subirlo de vueltas, momento que aparecerá su perfil más ruidoso. Es un motor atmosférico y se conduce como los de antes, llevándolo alto de vueltas si queremos que ande. Tened en cuenta que la potencia la obtiene a 4.600 rpm y el par motor de 160 Nm a 3.600 rpm. Le penaliza bastante el desarrollo largo de la caja de cambios, tanto que la velocidad máxima la alcanza en quinta velocidad. Hay que acostumbrarse a conducirlo de forma diferente a como se conduce un motor turbo.  La caja de cambios tiene un funcionamiento suave con las velocidades bien escalonadas. Los frenos actúan con bastante potencia a poco que pisemos el pedal. Hay que acostumbrarse a ello y los primeros kilómetros nos encontraremos con alguna frenada exagerada hasta que encontremos el punto óptimo al pedal.

Ssangyong Tivoli

Estamos ante un coche muy esperado por Ssangyong, que se posiciona dentro del segmento B-SUV con bazas interesantes como el precio, la calidad de realización y el amplio equipamiento. Si le sumamos dos interesantes mecánicas y que tenga dos o cuatro ruedas motrices además de cambio manual y automático, nos encontramos con una de las opciones recién llegadas más interesantes del segmento.

PRUEBA: SsangYong Tivoli G16 4×2 Limited

Categoría: 4x24x4PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *