Nueva imagen y nuevos motores.

Nos ponemos al volante de la nueva gama Auris, que fue presentada en el Salón del Automóvil de Ginebra con importantes novedades en sus motores y con una nueva imagen en su interior y exterior.

Lo primero que se percibe de la nueva gama Auris es su notable cambio exterior. En el frontal, el nuevo paragolpes es, junto con la parrilla, el capó y los faros Full LED los principales cambios. Detrás, el paragolpes es nuevo, con los catadióptricos colocados en la parte interior. El diseño interior de los pilotos también es nuevo, incluyendo luces con tecnología LED.

En el interior, el diseño general y la distribución de los elementos apenas cambia, pero es en los detalles donde están los cambios importantes. Los materiales también han sido modificados para aumentar la calidad percibida En la consola central hay una nueva pantalla táctil de 7 pulgadas acompañada por botones capacitivos a través de los que se controla el sistema de navegación, el sistema multimedia, la configuración del coche o el manos libres del coche.

Justo debajo de la pantalla y, en una zona diferenciada, está el climatizador con sus nuevos controles. Dependiendo de versiones, el climatizador es bizona o no. La instrumentación ha sido otro punto importante de cambio. Dos tubos nos conducen a los relojes del velocímetro y de las revoluciones, mientras que una pantalla TFT de 4,2 pulgadas, colocada entre ambos relojes, nos proporciona todo tipo de información, desde datos del navegador hasta los consumos pasando por información de los sistemas de seguridad.

Dichos sistemas de seguridad se engloban dentro del denominado ‘Toyota Safety Sense‘, un conjunto de tecnologías de asistencia a la conducción. El Control Inteligente de Luces de Carretera es uno de ellos mientras que el Reconocimiento de Señales de Tráfico se postula como una gran ayuda a la conducción. Además, este paquete de seguridad incluye un Avisador de Cambio Involuntario de Carril y el Sistema de Seguridad Precolisión.

Este último sistema funciona a velocidades de entre 10 km/h y 80 km/h. Si detecta vehículos que circulan a una velocidad inferior a la nuestra, reduce el riesgo de embestirlo. Si existe la posibilidad de colisión, indica al conductor, a través de una señal sonora y visual, que frene. Además, este sistema aplica más fuerza a la frenada del conductor para evitar la colisión.

Aunque la característica estrella de este sistema la encontramos si circulamos a una velocidad de unos 30 km/h y no nos damos cuenta de que nos dirigimos hacia un obstáculo y hacia una colisión segura. En este caso, el propio sistema frena automática el coche, deteniéndolo por completo.

Otro lugar donde encontramos novedades es en la gama de motores. En los motores de gasolina la principal novedad es un 1.2 Turbo de nueva factura que desarrolla 116 CV. Sustituye al motor 130 y este nuevo propulsor ofrece más por motor a menos revoluciones, teniendo así una respuesta más inmediata. La eficiencia es otro de sus fuertes, algo que consigue gracias a la combinación de los ciclos Otto y Atkinson. El sistema Sop & Start también colabora en esa búsqueda de la eficiencia.

En la gama diésel las novedades son mayores. El motor 90D, un 1.4D-4D de 90 CV y 205 Nm de par motor ha sido actualizado para entregar más para a un régimen de revoluciones más bajo. Uno de los motivos por el que ha sido actualizado es para hacerlo cumplir con la normativa Euro 6. En la gama diésel, Toyota, ha introducido un nuevo motor, el 120D, un 1.6 D-4D de 112 CV y 270 Nm que presume tener un consumo medio homologado de 4,2 litros/100 km. Este motor sustituye a la antigua unidad de 2.0 litros.

Por último, pero no menos importante, está la motorización más vendida de la gama Auris, el híbrido. Mantiene el motor de combustión 1.8 VVTi acoplado en la unidad híbrida. Este motor eléctrico tiene un potencia de 60 kW mientras que la potencia final es de 136 CV. Con un consumo medio homologado de 3,5 litros/100 km y unas emisiones de 79 g/km de CO2, es una de las más eficientes del segmento.

Impresiones de conducción.

Durante nuestra estancia en Bruselas, Bélgica, tuvimos la oportunidad de probar los nuevos motores, tanto el 1.2 Turbo como el 1.6D-4D así como la versión híbrida. Además, pusimos a prueba los sistemas de seguridad del coche por todo tipo de vías.

En líneas generales, Toyota, con la nueva gama Auris, ha conseguido un coche cómodo de conducir. Un coche que difícilmente dará sobresaltos a quien esté al volante pero que no está ideado para quien busque una conducción más deportiva y desafiante. Su estabilidad en paso por curva es correcta y su confort en vías rápidas, destacable. Esta comodidad de conducción se ve apoyada por una menor rumorosidad procedente de los motores así como de la aerodinámica y de la rodadura.

En lo que respecta a los motores, el nuevo 1.2 Turbo se antoja ser el propulsor ideal para quien quiera prestaciones y un consumo relativamente bajo. Este propulsor ofrece la potencia desde un régimen de revoluciones bajo y su elasticidad es considerable, lo que hace que las recuperaciones o las salidas desde parado sean frugales. Además, el sonido del motor percibido en su interior es casi nulo.

Nosotros probamos este motor con una caja de cambios manual de 6 velocidades por un recorrido que combinaba carretera, con conducción urbana y autovía. En este recorrido obtuvimos, realizando una conducción normal, un consumo medio de 7 l/100 km, mientras que el homologado con llantas de 17 pulgadas es de 5,4 litros cada 100 km.

El motor diésel lo probamos en la carrocería familiar ‘Touring Sports‘ y precisamente creemos que este motor es perfecto para esa carrocería. El par motor que nos ofrece garantiza que tendremos potencia incluso con el coche cargado con los enseres de una familia. Este 1.6 D-4D ofrece con sus 112 Cv y 270 Nm unas prestaciones más que suficientes para mover con soltura el coche. En cuanto al consumo medio que obtuvimos, fue de 4,8 l/100 km, una cifra que se acerca a los 4,3 litros que homologa este motor.

Pero la versión más completa la encontramos en el híbrido. Su funcionamiento en vías rápidas es correcto, pero donde realmente vemos su potencial es en la combinación de carretera y conducción urbana. La alternancia entre el motor de combustión y el motor eléctrico en conducción urbana es bastante agradable. De hecho, la conexión y desconexión del motor de combustión es casi imperceptible.

Quizá la única pega la encontramos en la transmisión automática que hace que el motor de combustión se muestre algo perezoso en determinadas situaciones. El gran argumento del híbrido es su eficiencia, y pudimos comprobarlo. En una conducción combinando autovía, carretera y conducción urbana, conectando el motor eléctrico en esta última clase de conducción, conseguimos un consumo medio de 4,3 litros cada 100 km. Una cifra muy próxima alos 3,9 l/100 km que homologa esta versión con llantas de 17 pulgadas.

En lo que respecta a los sistemas de seguridad del Toyota Safety Sense, su funcionamiento es más que útil para el conductor. El Reconocimiento de Señales de Tráfico funciona a la perfección, aunque en algunos momentos no nos indicaba la señal, pero eso ocurrió en muy pocas ocasiones. El hecho de disponer de la señal del límite de velocidad de la vía reflejado en la pantalla de 4,2 pulgadas es una ayuda que se agradece, sobre todo, al circular por vías que no se conocen.

También tuvimos oportunidad de probar el Sistema de Seguridad Precolisión en las instalaciones de Toyota en Zaventem. Su funcionamiento fue preciso y correcto, evitando una colisión inminente al detener por completo el coche de forma automática.

Quizá el sistema de seguridad con el que experimentamos más problemas fue con el Avisador de Cambio Involuntario de Carril ya que no detectaba todo tipo de líneas. En conversación con Tjark Kreuzinger, Gerente Ejecutivo de Investigación de Seguridad y Asuntos Técnicos de Toyota Europa, nos confirmó que el sistema no era infalible y que si el estado de la pintura o del asfalto no era el idóneo, el sistema no avisaría del cambio de carril. Del mismo modo que con las líneas discontinuas podía ocurrir que no las detectase, como de hecho nos ocurrió.

Eso sí, Kreuzinger, tras admitir alguna debilidad del sistema, afirmó que lo están mejorando y que en los próximos meses esas mejoras llegarán al mercado, tanto con la nueva gama Auris como con otros modelos de Toyota.

En definitiva, el Toyota Auris es un compacto muy cómodo de conducir que, con un equipamiento completo, sobre todo en lo que a sistemas de seguridad respecta, se postula como uno de los compactos a tener en cuenta.

Contacto: Toyota Auris 2015

Categoría: CompactoHíbridoPortadaSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.