Lo mejor de dos mundos.

Crear un vehículo que es más que un compacto o más que un crossover es todo un reto para un fabricante. Pero Subaru ha arriesgado y decidió crear dos coches en uno. Para nosotros lo ha conseguido y el resultado no puede ser mejor.

Video prueba:

Imagen de previsualización de YouTube

El Subaru XV fué el primer vehículo de Subaru creado con una nueva filosofía. El de dotar de mayor calidad a sus productos sin dejar de hacer coches muy resistentes al trato intensivo. El Subaru XV ha sido diseñado como un vehículo estilizado, urbano y moderno, pero también capaz de rodar con éxito fuera de carretera.

El habitáculo está realizado con los materiales de mejor calidad de lo que acostumbraba a montar la marca japonesa. Es aquí donde te das cuenta del esfuerzo que han realizado en Subaru por dar un producto acorde con lo que demanda el gran público. La parte superior del salpicadero está recubierta de plástico con un tratamiento de goma blanda muy agradable al tacto y con aspecto de calidad. El resto de plásticos, como los que forman parte de la consola y de la parte más baja de salpicadero, asientos y paneles es más pobre. Los ajustes son buenos y no hemos oído grillos procedentes de un mal ajuste. En este sentido, es un coche de buena calidad percibida.

Los asientos están guarnecidos en cuero en esta versión y sujetan bien el cuerpo. No son muy deportivos, pero se agradece para poder entrar y salir del coche sin problemas. Los mandos, indicadores y testigos están bien dispuestos, salvo los que gestionan el ordenador de bordo, que se han colocado en un lugar, al menos, peculiar. El volante forrado en cuero, tiene un diámetro y forma casi perfectos, nos ha gustado mucho. Los botones del volante que gestionan el sistema de audio, el teléfono y el control de crucero tienen un buen tacto. El selector del cambio tiene un tacto correcto y está bien guiado.

El ordenador tiene varias funciones interesantes a parte de las habituales, como son el gráfico que muestra el consumo, el esquema del funcionamiento de la tracción AWD y del sistema ESP o el que informa del consumo instantáneo, en forma de brújula. El maletero, con capacidad de 380 litros, no es muy amplio en relación al tamaño del coche, y no está enrasado con la puerta, tiene un escalón para introducir los bultos en el maletero. Se puede ampliar el espacio abatiendo el asiento trasero en porción 60/40. El navegador tiene una pantalla táctil de alta resolución, que se ve bien incluso con mucha luz. La cartografía está completamente actualizada y trae base de datos de radares fijos, aunque necesita una actualización porque cambian continuamente.

La cámara de aparcamiento trasero se ve correctamente, aunque no da mucha resolución, cumple perfectamente su cometido. Tiene lineas de ayuda para saber donde están los límites y nuestra trayectoria. No tiene sensores de aparcamiento y los echamos de menos al menos en la parte delantera. El perfil de Bluetooth para manos libres funciona correctamente con una emisión y recepción de las llamadas sin problemas. Contamos además con conexiones AUX-IN y USB, con control para equipos MP3 y para iPod. El sistema de audio tiene calidad y potencia de sobra. Es uno de los sistemas de audio que mas nos ha gustado en este aspecto en este tipo de coches y nivel de precio. Ya es el tercer Subaru que nos sorprende positivamente en este aspecto y que agradecemos. Quiere decir que la marca japonesa se preocupa por ofrecer calidad de sonido, algo que no todas las marcas pueden decir.

Lo mejor de este Subaru, a nivel técnico, es sin duda lo que más lo diferencia de la competencia. El sistema de tracción total AWD (All-Wheel symmetrical) y los motores bóxer con sistema stop&start. Los motores están montados en posición horizontal y muy bajos para favorecer un centro de gravedad, también, bajo. Juntos hacen que el comportamiento del Subaru XV sea muy bueno en toda circunstancia, da igual si el camino es difícil, el XV sale airoso siempre. En la suspensión tenemos un nuevo amortiguador que limita los movimientos de cabeceo y balanceo. Disponemos de ayuda para arranque en cuesta, control de estabilidad ESP, antibloqueo de frenos ABS y ayuda a la frenada de emergencia, además de siete airbags. También, el sistema de tracción total AWD tiene un bloqueo de diferencial.

El motor bóxer diésel de 2.0l 150 CV y caja manual consume 5,6 litros cada 100 km en ciclo mixto. Este es el motor que hemos probado en esta ocasión, y en nuestro recorrido hemos conseguido un consumo de 6,0 l/100 km, usando el coche durante 800 km con dos personas y equipaje. Es un motor muy interesante, con un rendimiento ciertamente agradable y lineal, ya que su banda de utilización va desde las 1.000 rpm hasta las 4.500 rpm. En marchas cortas sube con facilidad hasta las 4.500, pero no es necesario ni inteligente, si se busca el mayor rendimiento, ya que este baja claramente a partir de las 4.200 rpm. La caja de cambios tiene las relaciones bien elegidas, con desarrollos correctos, tanto para que en ciudad podamos arrancar sin miedo a que se nos cale, incluso ir a 100 km/h en sexta y hacer un adelantamiento sin cambiar.

Es un coche muy satisfactorio en carretera, con un chasis bien construido que hace que circular con él sea realmente cómodo. Además, sigue fielmente las indicaciones del volante con una dirección con un nivel de asistencia perfecto. Las suspensiones son duras en compresión y más blandas en extensión, lo que se traduce en controlados movimientos de balanceo. No tiene una suspensión más dura que en otros coches con suspensiones deportivas, pero es cierto que es de los que menos se mueven sin recurrir a una suspensión dura.

Los neumáticos de uso mixto eran de la marca Yokohama y nos han gustado mucho en carretera mojada y menos en campo, confirmando lo que ya pudimos comprobar en anteriores pruebas. Que son unos neumáticos estupendos por su agarre en mojado, mejor que en seco y sobre todo por su bajísimo nivel sonoro. Tienen un límite de adherencia que provoca un subviraje muy marcado en curvas lentas que se soluciona tirando el coche “a la antigua”. Es decir, girando el volante y ahuecando soltando el acelerador. Justo antes de que la parte trasera decida que su guerra no es esa y quiera ir por su cuenta, un poco de acelerador hará que todo vuelva a su sitio. Es genial ver como el XV responde a todos nuestros requerimientos al volante, lo que le convierten en un coche muy divertido y noble.

En el trayecto que hemos realizado por campo se ha comportado perfectamente con los neumáticos M+S. El problema de este tipo de neumáticos es que suelen ser regulares para campo y para carretera. Estos de la marca Yokohama, son suficientemente buenos para carretera y flojean claramente en el campo dando poco agarre, cosa que se agradece cuando lo que quieres es deslizar y poner el sistema de tracción simétrica en apuros. Bueno, intentarlo nada más porque es tan efectivo que es difícil ponerlo en aprietos. Es tremendamente divertido desconectar el ESP y conducirlo sobre superficies muy deslizantes como ya hicimos en la toma de contacto.

El sistema de tracción ha funcionado perfectamente. Con agua en carretera, con mucha agua en realidad, la tracción no es un problema. Sorprende lo bien que van estos neumáticos en agua, y sorprende mucho mas que junto a la tracción total sea realmente difícil hacer que el XV se salga de su trayectoria. Cuando crees que te has colado, que ya hemos superado los límites de funcionamiento del ESP, es cuando entra la tracción total en acción para poner las cosas en su sitio. Lo hace casi bruscamente, cuando notamos que el eje trasero toma el control dando un empujón. Hay que acostumbrarse pero funciona bien y de forma segura.

Hemos notado que el parabrisas genera la mayor parte del ruido que llega al habitáculo, más que el ruido mecánico y el de rodadura. El motor no es muy rumoroso en parado, lo es más en frío que en caliente, y en fases de aceleración. A velocidades de crucero es mucho más silencioso lo que hace que los viajes sean muy confortables.

Después de probar el coche hemos de decir que no nos decepciona este coche, tiene fuertes puntos a favor, como un motor diésel muy interesante, un sistema de tracción espectacular y un diseño que ha resultado atractivo a todo el que nos ha trasladado su opinión. Está bien hecho y tiene un precio y un equipamiento más que interesantes. En un segmento tan competido es un candidato serio para aquellos que busquen algo diferente y que funcione. Sus precios parten desde 19.100 € para la versión de gasolina y 117 CV hasta los casi 29.000 que vale la versión diésel con cambio Lineartronic y acabado Executive Plus.

Ficha de características

MotorDelantero
DistribuciónDoble árbol de levas en culata
Número de cilindros4
Válvulas por cilindro4
Cilindrada (cc)1998
Potencia Máxima147 CV a 3.600 rpm
Par Máximo350 Nm entre 1.600 y 2.400 rpm
AlimentaciónInyección directa common rail con turbo de geometría variable e intercooler
Caja de cambiosManual de 6 velocidades
TracciónTotal permanente simétrica AWD
Suspensión delanteraTipo McPherson con resorte helicoidal y barra estabilizadora.
Suspensión traseraParalelogramo deformable con resorte helicoidal y barra estabilizadora.
Frenos delanterosDiscos ventilados
Frenos traserosDiscos macizos
Neumáticos225/55 R17
DirecciónAsistida eléctrica
Distancia entre ejes (mm)2.635 mm
Peso (en vacio)1.510 Kg
Capacidad maletero380 litros (1.270 litros con los respaldos traseros abatidos)
Depósito combustible (litros)60 litros
Velocidad máxima (km/h)198 Km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h (seg)9,3 segundos
Consumo Urbano6,8 litros cada 100 km
Consumo extraurbano (l/100 km)5,0 litros cada 100 km
Consumo medio (l/100 km)5,6 litros cada 100 km
Emisiones de CO2 (gr/km)146 g/km
Normativa de emisión de gasesEuro 5
CarburanteDiésel

GALERIA

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157649173445089]

Prueba: Subaru XV 2.0d Executive plus

Categoría: 4x4CompactoPortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.