El modelo de representación de Hyundai nos enseña sus argumentos.

Primera toma de contacto con un coche majestuoso, la respuesta del fabricante coreano al dominio de las berlinas alemanas en el segmento F. El Genesis viene a plantar cara sin complejos a los gallitos de la categoría.

Es un vehículo muy especial. El primer modelo de tracción trasera del mayor fabricante de automóviles de Corea del Sur. El Hyundai Genesis es el resultado de reunir los mejores recursos y capacidades de Hyundai y de invertir un total de 500 millones de dólares con el objetivo de desarrollar un sedán de clase mundial con tracción trasera.

Cuatro años después de su lanzamiento comercial inicial, llega con una actualización que ha permitido crear un diseño más distintivo, ofrecer el mejor chasis posible, con un nivel de conducción y de confort al mismo nivel premium de marcas europeas, todo gracias a las numerosas pruebas llevadas a cabo en diversos lugares del mundo, incluyendo el famoso circuito de Nürburgring, en Alemania.

El Genesis es el primer modelo de la marca en adoptar el diseño “Fluidic Sculpture 2.0” que está definida por unos elementos básicos: Diseño simple y armonioso con elementos refinados y fluidos, un aspecto más moderno con una parrilla hexagonal singular, agradable diseño en el interior y materiales y acabados con colores ricos visuales y táctiles. Esta filosofía de diseño la veremos extendida en el resto de la gama muy pronto, de la mano de los nuevos lanzamientos.

Visualmente, el nuevo Genesis es un coche que impresiona por su tamaño y armonía. Cuenta con una longitud de 4.990 mm, un ancho de 1.890 mm y la altura de 1.480 mm. La distancia entre ejes es de 3.010 mm, el mayor de su categoría. El maletero tiene apertura automática y cuenta con 493 litros de capacidad.

Su diseño interior llama la atención por un diseño limpio coronado por materiales nobles y ajustes aplicado con mimo. Se nota que este coche ha recibido todo el saber hacer de Hyundai. No es solo un coche lujoso, es un coche hecho con cuidado en el detalle y eso se nota por todos lados. Por poner un ejemplo, el acabado artesanal de la madera del salpicadero fortalece esa imagen de alta calidad.

Nos ponemos al volante y la comodidad se hace palpable al momento. Los asientos cuentan con infinidad de reglajes, calefacción y refrigeración, como las mejores berlinas del momento. No hay nada que echemos de menos a nivel de equipamiento de confort. Tiene absolutamente de todo para que conductor y acompañante disfruten de los viajes en el Genesis. Pero las plazas traseras son un mundo aparte. Es en estas plazas donde la comodidad entra en una nueva dimensión. Pocas berlinas de menos de 5 metros pueden presumir de ser tan cómodas en las plazas traseras.

En marcha, el Genesis ofrece una conducción de primera clase y un nivel altísimo de confort. Las suspensiones delantera y trasera tienen un excelente equilibrio entre confort y dinamismo. A ello contribuye el reparto de pesos junto a una gran estabilidad del chasis, a lo que contribuyen la suspensión de control electrónico y el avanzado control de tracción en curva (ATCC), que permite una mayor estabilidad en las curvas. Siempre muy aplomado, incluso a velocidad alta, permite trazar las curvas casi sin balanceos.

La transmisión de relación de variable funciona realmente bien, proporcionando estabilidad a alta velocidad y una respuesta más directa a velocidades bajas y medias. Un 10 para la dirección del Genesis.

El Genesis cuenta con el sistema de HTRAC que es elemento de serie y controla, de forma avanzada y electrónicamente, el reparto de par motor entre los ejes delantero y trasero en función de la carretera y las condiciones de conducción, ofreciendo una mayor estabilidad en carreteras resbaladizas y en las curvas. No olvidemos que el Genesis tiene tracción total y eso se nota para bien.

Una de las políticas más agresivas que Hyundai ha tomado en la comercialización del Genesis se refiere al equipamiento. Han decidido montar el equipamiento más completo posible con un precio muy ajustado. El Genesis 3.8 V6 cuesta 67.750 euros con todo el equipamiento, incluyendo el sistema de detección de ángulo muerto con integración del “Head-Up Display”, “Lane Keeping Assist System”, frenada automática de emergencia y “Advanced Smart Cruise Control” controlada por radar.

También son de serie la apertura del maletero sin manos y el primer sensor de nivel de CO2 en el habitáculo del sistema de climatización “HVAC”, único en el mundo, para tener el aire más puro posible dentro del habitáculo.

En cuanto al equipamiento de infoentretenimiento, cuenta con una pantalla central táctil de 9,2 pulgadas. Su resolución es 1280 x 720 píxeles. El equipo multimedia cuenta con un disco duro de 64 GB para cargar todo tipo de contenido. El sistema de audio, firmado por el especialista Lexicon, tiene 17 altavoces repartidos por el habitáculo y suena realmente bien. En la instrumentación hay una pantalla de 7 pulgadas.

El motor es un V6 de 3,8 litros de cilindrada, tiene inyección directa, admisión variable y es atmosférico. Tiene una potencia máxima de 315 CV y 397 Nm de par motor. Con este motor, el Genesis acelera de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h. No hay otro motor disponible. Destaca por su suavidad, bajo nivel sonoro y consumo contenido. Durante la prueba, a buen ritmo no hemos podido subir de 12,6 l/100 km de consumo medio.

Este motor está asociado a un cambio de convertidor de par de 8 velocidades. Podemos seleccionar las marchas de forma manual desde el selector de la consola o desde unas levas situadas en el volante. Es más rápido de lo habitual en este tipo de coches, reacciona bien y es tremendamente suave de funcionamiento. Sabemos que ha cambiado porque las revoluciones suben o bajan.

En definitiva, muy positivas las sensaciones que nos ha transmitido el Hyundai Genesis en esta breve toma de contacto. Se nota buen coche, con argumentos de sobra para poder ofrecer una alternativa real y competitiva a las berlinas alemanas. No le faltan prestaciones, ni equipamiento ni calidad. En algunos aspectos incluso supera a sus contrincantes, como en el equipamiento y el precio.

A igualdad de equipamiento, las alternativas al Genesis valen 30.000 euros más de media. Hyundai ha tomado nota de los intentos de otras marcas para no cometer los mismos errores y parece que lo ha conseguido.

GALERIA

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157641925563103]

Contacto: Hyundai Genesis 3.8 V6

Categoría: Berlina LujoPortadaPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.