El roadster japonés por excelencia se renueva completamente.

Mazda desvela la cuarta generación del MX-5. Llegará al mercado en 2015 con la filosofía de diseño de KODO y la tecnología SKYACTIV.

Ya han pasado 25 años desde que Mazda presentara el primer MX-5 y, ahora, la cuarta generación llega para continuar con la fórmula del éxito que ha hecho que la marca japonesa logre el Premio Guinness por tener el roadster más vendido de la historia y no es para menos, porque en julio de este año, Mazda ya superó los 940.000 MX-5 vendidos en todo el mundo.

Para sobrepasar la cifra del millón de unidades vendidas, Mazda ha apostado por una cuarta generación en la que se ha sido fiel a dos conceptos, el de «innovar, preservando» y profundizando en en el concepto de la ingeniería «Kansei» que se utiliza en este modelo desde la primera generación, y que presta atención a las impresiones que los productos causan en los clientes, con la finalidad de crear diseños que causen las impresiones deseadas.

Con un diseño más innovador pero en el que claramente se pueden ver los 25 años de historia. La marca japonesa ha adaptado la filosofía de diseño KODO en su roadster. En el frontal destaca las grandes proporciones de una parrilla que hace pequeños a unos faros rasgados, acordes a un diseño visto en los últimos modelos de Mazda, como los Mazda3 y Mazda2, e introducidos con el nuevo Mazda6. Detrás, los pilotos combinan las formas redondeadas con otras más angulosas y las líneas generales del coche mantienen la fluidez de modelos anteriores.

En el interior reina la sencillez, con un habitáculo pensado para disfrutar de la conducción. En la consola central es donde encontramos más elementos y, aún así, son pocos. Los mandos de la climatización ocupan la parte media-baja de la consola central, mientras que en su parte más superior está la pantalla táctil del sistema de info-entretenimiento «MZD Connect».

El guarnecido de las puertas presenta un diseño nuevo y se ha reducido el tamaño de las ventanillas de custodia delanteras, dos medidas que permiten controlar el flujo de aire que entra en el habitáculo. El reloj del cuentarrevoluciones y el volante son de pequeño diámetro y están situados sobre un mismo eje con respecto a los aireadores esféricos situados a ambos lados del panel de instrumentos, creando una simetría perfecta.

La capota es de lona y fácil de manejar desde los asientos. También, es más ligera. Además, los altavoces se han integrado en los reposacabezas.

En esta cuarta generación, Mazda ha querido que el protagonista sea el conductor y que el disfrute de la conducción sea el motivo por el que conducir un MX-5. Para ello han concebido un coche más corto, estrecho y bajo, en el que el uso del aluminio se hace extensivo, lo que ha ayudado a reducir el peso respecto a la tercera generación en más de 100 kg. De este material son el capó, la tapa del maletero, las aletas delanteras y los refuerzos de los paragolpes delantero y trasero.

Mazda MX-5 2015

El motor se mantiene en la parte delantera, pero estará colocado en posición central dentro del vano motor, estando más cerca del habitáculo, justo por detrás del eje delantero, lo que ayuda a disminuir el centro de gravedad, y de forma que toda la potencia será enviada a las ruedas traseras con un reparto del peso del 50:50.

Tanto la posición de los pedales como la del volante se ha creado para que el conductor tenga siempre la postura adecuada. La altura del capó se ha disminuido y tanto los pilares A como el marco superior del parabrisas se han retrasado y hecho más delgados para aumentar la visibilidad del conductor.

Respecto a la gama de mecánicas, el nuevo MX-5 contará con motores SKYACTIV-G de inyección directa colocados en posición longitudinal y especialmente puestos ha punto para el MX-5, uno de 1.5 litros y otro más potente con 2.0 litros, los dos con caja de cambios manual, o automática en opción, ambas de 6 velocidades.

El nuevo MX-5 mide 3.915 mm de longitud, 1.730 mm de ancho y 1.235 mm de alto (105 mm más corto, 10 mm más ancho y 20 mm más bajo que su predecesor), con una distancia entre ejes de 2.315 mm. El sistema de suspensiones comprende un esquema de de doble horquilla en forma de trapecio y un multibrazo detrás. La dirección es asistida eléctrica de cremallera y piñón (EPAS) y el sistema de frenos se ha diseñado para maximizar el control del coche equipando discos ventilados delante y macizos detrás. Los neumáticos son de medida 195/50 R16.

Galería.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157646798729577]

Nuevo Mazda MX-5

Categoría: DeportivoPortadaRoadsterSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.