Inspirado por los circuitos.

Bentley desvela el Continental GT3-R, una versión basada en el modelo de competición, el Continental GT3, del que se construirán solo 300 unidades.

El Continental GT3-R llega con un diseño inspirado en el Continental GT3, dejando claro que su procedencia son los circuitos. La fibra de carbono abunda tanto como en el modelo de competición. En el frontal se ha añadido un splitter y el capó cuenta con dos respiraderos, que mejoran la refrigeración del motor V8. Detrás, han instalado un alerón y todos los Continental GT3-R tendrán una decoración en color verde. Por último, las llantas de aleación forjadas son de nuevo diseño y tienen un diámetro de 21 pulgadas.

La inspiración de máxima deportividad sigue en un interior que ahora solo ofrece dos asientos deportivos fabricados en fibra de carbono y tapizados en Alcantara, que han sido diseñados para ofrecer una mejor sujeción, pero no por ello condenan a la incomodidad, ya que en Bentley han querido mantener la comodidad que caracteriza un GT.

En el habitáculo destaca el color negro, presente en el tapizado de cuero y Alcantara y en la fibra de carbono, una monotonía negra que se ve rota por algunas líneas en un vivo color verde.

El motor que equipa el Bentley Continental GT3-R es el V8 de 4.0 litros biturbo del resto de la gama pero revisado. Con unos nuevos turbocompresores de alto rendimiento y con un nuevo software de control ECU, el V8 es capaz de entregar 580 CV de potencia máxima a 6.000 rpm y un par motor de 700 Nm desde 1.700 rpm.

En este tipo de vehículos el peso es algo muy importante y este Continental GT3-R pesa 100 kg menos que el Continental V8 S.

Se ofrece con la caja de cambios ZF de doble embrague y 8 velocidades, cuyas relaciones han sido acortadas para ofrecer una mejor aceleración. El sistema de tracción total también ha sido mejorado, disponiendo ahora de un sistema de vectorización del par, lo que hace que a las ruedas traseras llegue el par motor necesario, evitando pérdidas de potencia y posibles sobrevirajes. También dispone de un sistema ESC de control de estabilidad.

Para mejorar el sonido, y de paso reducir el peso, Bentley ha instalado un sistema de escape realizado en titanio, que garantiza un ahorro de peso de 7 kg.

También ha recibido mejoras en el chasis, enfocándolo hacia una conducción más deportiva y dejando a un lado la conducción más confortable. La suspensión ha sido ajustada para ofrecer un mejor rendimiento, siendo ahora más dura y directa y proporcionando más “feedback” al conductor, que ahora podrá leer la carretera con mayor facilidad.

Los frenos ha sido otro apartado que Bentley ha tenido en cuenta. El Continental GT3-R equipa un equipo de frenos compuesto por unos discos de 420 mm de diámetro y pinzas de 8 pistones en el eje delantero y discos con un diámetro de 356 mm detrás. Este equipo de frenos es capaz de absorber una potencia de 10 megajulios, una cantidad suficiente para abastecer de electricidad un hogar durante 6 horas.

Solo se fabricarán 300 unidades de este Bentley Continental GT3-R que serán producidas de forma artesanal en Crewe y enviadas al departamento de Bentley Motorsport, para que pongan a punto el coche. La marca británica ya acepta pedidos y será a finales de 2014 cuando entregue las primeras unidades.

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157645220613795]

Bentley Continental GT3-R

Categoría: 4x4CoupéDeportivoPortadaSegmentoSuper Cars
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.