Corazón azul.

El primer SUV compacto de Mazda inauguraba en su lanzamiento una nueva etapa en la marca japonesa, que aplicaba una nueva tecnología, llamada SKYACTIV, a chasis y motores de nueva generación, así como un equipamiento más sofisticado.

El interior del CX-5 es el de un coche moderno y eso se nota para bien. El CX-5 presenta un cambio en el diseño con respecto a los anteriores productos de la marca japonesa, pero lo que mejora más es la calidad percibida, que es muy buena. En el interior encontramos plásticos blandos y duros alternados de forma que presentan una muy agradable sensación de solidez. Además, el tacto de los mandos y controles ha mejorado, dando al conjunto un empaque de gran coche que no es muy habitual en los fabricantes japoneses de coches generalistas. Se nota que en Mazda se han propuesto que esta nueva era sea realmente innovadora en todos los aspectos y se nota el esfuerzo.

IMG_0731

Los asientos delanteros del CX-5 son muy buenos, con un mullido perfecto y una sujeción acorde a la filosofía del coche. Lo que más nos ha gustado son los amplios reglajes del asiento del conductor y que la banqueta de los asientos delanteros es bastante larga, lo que ayuda a que las piernas descansen perfectamente sobre ella.

En las plazas laterales traseras se pueden acomodar perfectamente a dos personas adultas altas, porque tres ya será más difícil. Tres niños sin sistemas de retención caben perfectamente. El respaldo se divide en proporción 40/20/40, con lo que la plaza central trasera es mucho más pequeña que las laterales. Además, en esta plaza el mullido es más duro, debido a que tiene los posavasos de las plazas laterales. Los asientos no tienen regulación longitudinal.

El SUV japonés tiene un práctico maletero de 506 litros de capacidad. El plano de carga está situado en una posición más bien alta, porque debajo hay un doble fondo en el que se guarda el kit antipinchazos y sitio adicional para poder llevar algunos objetos. Para aumentar la capacidad del maletero tenemos unos tiradores que con un solo toque hace que se abata el respaldo trasero en proporción 40/20/40. Está completamente guarnecido e iluminado de forma deficiente, como suele ser norma en el 99% de los fabricantes.

Una cosa que no nos ha gustado es que, para las personas más altas, el portón trasero tiene un ángulo de apertura limitado, lo que puede provocar que nos golpeemos la cabeza accidentalmente.

IMG_0648

No tenemos muchos huecos repartidos por el habitáculo, siendo las las plazas delanteras las que mejores huecos disponen. Entre los asientos, en la consola, hay un cajón bajo el reposabrazos y un posavasos, justo al lado del mando del sistema de infotainment. El freno de mano es mecánico y está colocado a un lado de la consola. Hay un hueco debajo los mandos del climatizador y donde podemos encontrar las conexiones USB y AUX junto a dos tomas de corriente de 12 V. En las plazas traseras tenemos unos huecos pequeños en las bolsas rígidas de las puertas traseras y dos posavasos en la parte posterior del respaldo central trasero. La guantera es suficiente para la documentación y alguna cosa más. Está iluminada y guarnecida parcialmente.

El equipo de audio y el navegador así como el sistema de infotainment se controla con un mando HMI en la consola, que facilita mucho el uso del mismo. Además del mando giratorio tiene unas teclas de acceso rápido para diferentes funciones. En la parte superior del salpicadero hay una pantalla TFT táctil de 5,8 pulgadas que muestra datos del sistema de sonido, del bluetooth y del navegador. La cartografía es muy completa, de TomTom, y está contenida en una tarjeta SD, que se aloja en una ranura a la izquierda del volante, un sitio bueno para no tener que estar expuesta a manipulaciones no deseadas.

Por un coste muy razonable, los clientes pueden disfrutar de estimaciones más precisas de la hora de llegada (se calculan en base a datos de trayectos anteriores) y de sugerencias más ajustadas para seleccionar rutas alternativas y evitar congestiones de tráfico. Los clientes pueden conectarse a la página del fabricante desde el ordenador de casa para descargarse las nuevas carreteras que no aparecen en sus mapas. Por un precio adicional, es posible acceder a servicios TomTom Live (según países). Estos servicios proporcionan información de tráfico en tiempo real de alta precisión, previsiones meteorológicas, precios del combustible y otra información que se actualiza constantemente.

En la instrumentación, con mezcla de información analógica y digital, se echa en falta un testigo de la temperatura del aceite, o en su defecto, del refrigerante del motor. Solo tenemos un testigo luminoso que nos indica si el motor está muy frío o excesivamente caliente. La tipografía es muy clara y moderna y está iluminada en blanco y azul.

El SUV japonés enamora nada más ponernos a los mandos y recorrer los primeros kilómetros. La excelente insonorización y el perfecto ajuste de las suspensiones, que son firmes pero no duras, hacen que el aplomo y la calidad de rodadura sean los elementos más reseñables en la primera toma de contacto. Esto nos anuncia muy buenas sensaciones según vayan pasando los kilómetros. El campo de visión es muy bueno, aunque la linea de cintura es más alta que en otros vehículos similares, la superficie acristalada es grande y el conductor tiene un campo de visión muy destacable.

IMG_0752

La agilidad de este tipo de coches no es único en este modelo, que han mejorado mucho y en cuyo segmento encontramos verdaderas joyas, pero sin duda el CX-5 está dentro de los mejores. El CX-5 es un coche que se muestra ágil, tanto como el mejor del segmento, quizás llevado por el esquema de las suspensiones y los neumáticos que montaba nuestra unidad de pruebas, con medidas de 225/65R17, de uso mixto pero con un agarre destacado en seco. Y sobre todo al peso, que pese a las medidas del coche, presenta unos muy contenidos 1.385 kg. Sí, es cierto que este coche es un tracción delantera, que no cuenta con tracción total como en las versiones más potentes y eso resta peso, pero aun así, es una cifra espectacular.

El motor de gasolina atmosférico SKYACTIV, de 2.000 cc3, presenta una serie de innovaciones dirigidas a conseguir unas emisiones de contaminantes más reducidas que los motores anteriores, sobre todo para poder pasar el límite que supone la entrada en vigor de Euro 6 sin tener que acudir a tecnologías caras y poco fiables. En Mazda han aplicado una relación de compresión de 14:1 que para un motor de gasolina es muy alta. Según Mazda, es una relación teóricamente ideal. Y es posible que lo sea, porque este motor de dos litros de cilindrada y 165 CV, brilla por suavidad y por un gasto de combustible muy bajo a ritmo legal. En nuestro circuito de pruebas hemos registrado 7,3 l/100 km en consumo mixto y unos sorprendentes 6,5 l/100 km en un recorrido por autopista.

Su sistema de escape 4:2:1 evita el autoencendido, produce una abundante entrega de par motor desde la banda de bajas velocidades del motor y proporciona exactamente la aceleración necesaria para responder a las órdenes del conductor.

IMG_0792

Los desarrollos del cambio, de 6 relaciones, son largos y para adelantar y subir cuestas las marchas más largas se le atragantan, teniendo que cambiar a una marcha inferior para salir airosos. Pero no importa porque el manejo del mando selector de la caja de cambios es delicioso, con una palanca muy corta y con unos movimientos entre marchas perfectamente marcados. Este motor empieza despertar sobre las 2.200 rpm, tira con fuerza a partir de las 3.000 rpm hasta casi las 6.000 rpm a las que ya le cuesta llegar, un poco por debajo de lo que suele ser habitual en un motor de gasolina atmosférico. En ciudad, el coche sale sin problemas. Es más, es uno de los coches más satisfactorios que hemos usado por ciudad, por el hecho de tener una salida suave. El sistema de parada y arranque automático i-stop trabaja funciona de forma muy suave.

El Mazda CX-5 es un coche moderno y eso se nota en su equipamiento que puede ser muy amplio. De serie, incluye el sistema Smart City Brake Support, que frena automáticamente en caso de colisión inminente a bajas velocidades. El pack Safety (2.500 euros con el navegador) está formado por el aviso de ángulo muerto y de cambio involuntario de carril, faros bixenón con iluminación adaptativa en curvas AFS, sensores de aparcamiento delantero y trasero, y el control automático del haz de cruce/carretera, control por voz, climatizador dual, etc.

A destacar el buen funcionamiento del control de velocidad, muy preciso y sencillo de utilizar. Lo que menos nos ha gustado, el control por voz, por su funcionamiento lento.

IMG_0785

Como conclusión, he de decir que este es un coche indicado para quien aprecie conducir un coche ágil y preciso pero cómodo a la vez. A ese tipo de clientes le recomendamos vivamente el CX-5. El habitáculo está muy bien insonorizado y la suspensión aísla de forma ejemplar los pequeños baches que llegan muy atenuados al interior. Es un coche perfecto para viajar con o sin familia. Cuatro personas con su equipaje viajarán perfectamente cómodos. Es capaz de rodar con mucho confort en carretera y adentrarse por pistas si fuera necesario y sin despeinarse.

Galería

[flickr-gallery mode=”photoset” photoset=72157633724774154]

Prueba: Mazda CX-5 SKYACTIV-G 2WD i-stop

Categoría: 4x2PortadaPruebasSegmentoSUV
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *