El primer familiar coupé del mercado ya está en los concesionarios con un precio desde 67.750 euros.

Mercedes-Benz CLS Shooting BrakeLa versión familiar y más funcional del CLS mantiene el aspecto coupé pero, a la vez, aumenta el espacio interior, llega con tracción total 4MATIC en las versiones más potentes de ambos combustibles.

El nuevo CLS Shooting Brake debutó en el Festival de velocidad de Goodwood y, posteriormente, en el Salón del Automóvil de París. Ya está a la venta en los concesionarios de la marca, junto a la versión deportiva CLS 63 AMG Shooting Brake, con un precio que parte desde los 67.750 euros.

Ahora, con la llegada del invierno, la marca alemana introduce el sistema de tracción total 4MATIC en las versiones CLS Shooting Brake 350 CDI 4MATIC y el CLS Shooting Brake 500 4MATIC.

Si bien la utilidad práctica no ha sido la máxima prioridad en el diseño del Shooting Brake, el nuevo modelo CLS ofrece grandes ventajas también en este campo. Pese a la deportiva línea plana del techo, ofrece un volumen de carga de 590 a 1.550 litros, fácilmente accesibles gracias a la apertura automática del portón trasero que forma parte del equipamiento de serie. Las dimensiones son 4.956 mm de largo, 1.881 mm de ancho y 1.423 mm de alto.

La suspensión neumática de serie en el eje trasero garantiza estabilidad y confort en carretera. Para aumentar la flexibilidad es posible abatir los respaldos traseros desde el maletero. Si no se hace así pueden acomodarse en la parte trasera tres personas, que ocupan asientos individuales en los extremos y un tercer asiento en el centro. Los tres reposacabezas de los asientos traseros apenas obstaculizan la visión hacia atrás, y el conductor los puede retraer pulsando un botón. Opcionalmente se ofrece un enganche para remolque.

El CLS Shooting Brake dispone de puertas sin marco fabricadas en aluminio y son unos 24 kg más ligeras que las puertas de acero convencionales. El aluminio es también el material empleado para el portón trasero, el capó, las aletas delanteras, diversos perfiles portantes y algunos componentes del tren de rodaje y de los motores. La superficie frontal es de 2,30 m² y un coeficiente cx de 0,29 con una superficie de resistencia aerodinámica de 0,67 m².

Como elemento de lujo, cuenta con un piso de carga de madera de cerezo simulando la cubierta de un yate. Para fabricar el piso de carga de cerezo americano se emplean hojas de chapa en cinco capas cruzadas, encoladas y comprimidas a mano.

El Shooting Brake se puede elegir entre cinco colores para el interior, cinco materiales para las molduras y tres tipos de cuero. Es novedad el tapizado interior en color porcelana, que hasta ahora, solamente se ofrecía en la Clase S.

El CLS fue el primer automóvil del mundo dotado de los opcionales faros dinámicos LED High Performance y el Shooting Brake, también, dispone de este equipo de alumbrado. Los faros LED High Performance combinan el Intelligent Light System con la tecnología LED. Constan de un total de 71 diodos luminosos y, por primera vez, se han logrado combinar también por primera vez la tecnología LED con las innovadoras luces de carretera automáticas, lo que se traduce en un nivel de calidad muy alto en la conducción nocturna.

El nuevo CLS Shooting Brake cuenta con los mismos sistemas de seguridad activa y pasiva que el CLS berlina. Se ofrece con cuatro motorizaciones, dos diésel y dos de gasolina, y todos se combinan de serie con el cambio automático 7G-TRONIC PLUS con función de parada y arranque ECO.

El modelo básico es el CLS Shooting Brake 250 CDI BlueEFFICIENCY con 204 CV. Su consumo mixto es de 5,3 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 139 gramos por kilómetro. Por encima se encuentran los dos modelos de seis cilindros: el CLS Shooting Brake 350 CDI BlueEFFICIENCY con 265 CV y el CLS Shooting Brake 350 BlueEFFICIENCY con 306 CV. El modelo tope de gama es el CLS Shooting Brake 500 BlueEFFICIENCY con motor V8 y 408 CV.

Desde este invierno, se ofrece la tracción total en los CLS 350 CDI 4MATIC BlueEFFICIENCY y CLS 500 4MATIC BlueEFFICIENCY. El principio mecánico del sistema 4MATIC cuenta con una división de par motor  45:55 entre el eje delantero y el eje trasero y un diferencial central multi-disco de deslizamiento limitado con un bloqueo básico del par motor de 50 Nm.

Este diseño básico permite niveles altos de tracción, como el cambio dinámico en la carga del eje delantero hacia el eje trasero que se produce durante en la aceleración y es aprovechada para ofrecer más par motor en  las ruedas traseras. Sin embargo, el bloqueo del diferencial es también capaz de cambiar el par motor entre los ejes delantero y trasero, variando en función de las condiciones de la carretera. Por consiguiente, la intervención del sistemas de control electrónico como el ESP, 4ETS o ASR se puede retrasar durante el mayor tiempo posible y la mayor parte del par motor se convierte en potencia de tracción, incluso en carreteras resbaladizas. Todas las intervenciones de los sistemas son prácticamente desapercibidas para los conductores, solo percibidas por una luz amarilla de advertencia en el cuadro de instrumentos.

Las determinadas condiciones de la carretera se detectan automáticamente y las intervenciones del sistema electrónico de control de tracción 4ETS se ajusta en milésimas desegundo para lograr la mayor aceleración posible, minimizando los deslizamientos de las ruedas y asegurando una estabilidad direccional óptima.

En carreteras sinuosas cubiertas de nieve y hielo, la estabilidad del vehículo es principalmente controlada por la regulación de la aceleración mediante sistema antideslizante de control de par motor ASR. Los umbrales de control del ASR se ajustan de acuerdo a la situación de conducción basada en lecturas de la dinámica longitudinal y lateral del vehículo por la red de sensores del ESP. Si la estabilidad del vehículo se ha de mantener, la fuerza longitudinal en curva debe ser controlada por medio de la regulación del par motor de tal manera que haya suficientes reservas de fuerza lateral en todo momento. A fin de cumplir con esta correlación física, en las curvas sobre superficies de carretera con un coeficiente de fricción bajo, los umbrales de control para la regulación del par motor a las ruedas en el exterior de la curva se reducen considerablemente para que los neumáticos puedan desarrollar una fuerza lateral suficiente.

Dependiendo del modelo en particular, el consumo de combustible, por ejemplo, es de entre 0,2 a 0,6 l/100 km más que en un vehículo equivalente con tracción convencional, mientras que las vibraciones y confort acústico cumplen con los altos estándares de Mercedes-Benz.

El sistema de tracción total 4MATIC es perfectamente compatible con los amortiguadores adaptativos y el sistema de control electrónico de amortiguación.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157630342683798]

Mercedes-Benz CLS Shooting Brake, ya disponible con tracción total 4MATIC

Categoría: 4x4Familiar CoupéNovedadesSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.