Es un conjunto de nuevas tecnologías de seguridad para diferentes situaciones.

Mazda i-ACTIVSENSE

El fabricante japonés anuncia la presentación de la tecnología de seguridad i-ACTIVSENSE para estrenarse en el Salón del Automóvil de París, a bordo de la nueva gama del Mazda6.

Los nuevos Mazda6 y Mazda6 SportBreakque se presentarán en la presente edición del Salón del Automóvil de París, estrenarán el nuevo conjunto de tecnologías avanzadas de seguridad, denominadas i-ACTIVSENSE y desarrolladas por Mazda, para ayudar al conductor a reconocer los peligros, evitar colisiones y reducir la gravedad de los accidentes, cuando estos sean inevitables.

En Mazda, la investigación y el desarrollo de tecnología de seguridad se basa en la filosofía de seguridad de la marca, llamada Mazda Proactive Safety. Su concepto pasa por minimizar el riesgo de que se produzcan accidentes, maximizando el abanico de condiciones en las que el conductor puede controlar el vehículo de forma segura.

Así, “i-ACTIVSENSE” describe un conjunto de tecnologías de seguridad avanzadas, desarrolladas en línea con el concepto Mazda Proactive Safety, que hace uso de dispositivos de detección tales como cámaras y radares con longitudes de onda milimétricas. Emplea tanto tecnologías de seguridad activa —que ayudan al conductor a reconocer peligros potenciales— como elementos que contribuyen a evitar accidentes o que reducen su gravedad en aquellas situaciones en que no pueden evitarse.

El objetivo último del concepto Mazda Proactive Safety es una conducción sin accidentes. Para acercarse a ese ideal, Mazda seguirá dirigiendo su I+D hacia unas tecnologías de seguridad que ofrezcan a los clientes placer de conducción y unas prestaciones medioambientales y de seguridad sobresalientes.

La Asistencia durante la conducción con el Control de crucero adaptativo (MRCC) calcula la distancia y la velocidad relativa a la que circula el coche precedente, encargándose de mantener una distancia de separación segura, dentro de unos márgenes de velocidad. Con ello, alivia una parte del esfuerzo del conductor cuando se circula por autovía.

Asistencia al reconocimiento de peligros, formado por el Aviso de obstrucción delantera (FOW), Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS), Asistente de cambio de carril (RVM), Sistema de control de luces de largo alcance (HBC) y Sistema de iluminación frontal adaptativa (AFS).

El Aviso de obstrucción delantera (FOW) detecta los vehículos que circulan por delante del nuestro. Cuando determina que existe riesgo de colisión, alerta al conductor con tiempo suficiente para que este frene o haga una maniobra evasiva.

El Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS) detecta las líneas de separación de carriles de la carretera y avisa al conductor cuando se produce un cambio de carril no intencionado.

El Asistente de cambio de carril (RVM) detecta los vehículos que se acercan por detrás o que se encuentran en los ángulos muertos a ambos laterales, y alerta al conductor de riesgos potenciales.

El Sistema de control de luces de largo alcance (HBC) detecta el tráfico en sentido contrario y los vehículos precedentes. Cambia automáticamente entre luces largas y cortas, con lo que mejora la visibilidad nocturna y ayuda a evitar situaciones de peligro.

El Sistema de iluminación frontal adaptativa (AFS) facilita la conducción nocturna haciendo girar los faros en las curvas e intersecciones, en función de la posición del volante y de la dirección del vehículo, optimizando la iluminación y la visibilidad.

En la Ayuda para evitar colisiones y minimizar daños se integran la Seguridad pre-impacto (SBS), el Sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS) y el Sistema de asistencia para el reconocimiento de distancias (DRSS).

El primero se encarga de aplicar, automáticamente, los frenos cuando se detecta un riesgo de colisión frontal a velocidades a partir de 15 km/h. Con ello, se ayuda a reducir la gravedad del impacto, mientras que el segundo deetiene automáticamente el coche o reduce su velocidad si existe riesgo de colisión con el vehículo precedente, a velocidades entre 4 y 30 km/h. Este sistema ayuda al conductor a evitar accidentes o reducir su gravedad.

El Sistema de asistencia para el reconocimiento de distancias (DRSS) detecta la distancia con respecto al vehículo precedente y, a partir de la velocidad relativa, indica el tiempo hasta un alcance con el vehículo que circula por delante.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157631614311394]

Mazda estrena los sistemas de seguridad i-ACTIVSENSE

Categoría: Técnica
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.