En lo que respecta a las prestaciones dinámicas, el objetivo declarado del equipo de desarrollo del Mazda CX-5 consistió en conseguir un vehículo que reaccionase con precisión a los deseos del conductor. Para conseguir esa respuesta positiva, los ingenieros se han preocupado de cómo transmitir al conductor las excepcionales prestaciones de la TECNOLOGIA SKYACTIV. Para ello han recurrido al llamado “ciclo PDCA”, que analiza en profundidad en proceso de la conducción.

Planear (Plan): el cliente se forma una visión de lo que desea hacer.

Hacer (Do): el cliente comunica al vehículo su intención.

Comprobar: el conductor percibe una reacción del vehículo,

(Check) confirmando que el movimiento coincide a la perfección con sus deseos.

Acción (Action): el conductor pasa a la acción siguiente.

En primer lugar, el equipo de desarrollo procuró que el entorno de la cabina transmitiese al vehículo las intenciones del conductor con más facilidad. Para que el funcionamiento fuera lo más directo posible, se optimizaron todos los puntos de contacto entre el coche y el conductor, como la posición de conducción, los pedales, el volante, el grado de retención del asiento y el campo de visión. A continuación se examinó la calidad de la respuesta procedente del coche. Los pilotos de pruebas se hicieron preguntas del tipo: “¿Puedo controlar el coche tal y como deseo?”, “¿Hace falta cambiar la forma en que el coche responde?” Con el fin de potenciar la calidad de la respuesta del vehículo, el equipo de desarrollo trabajó para que esa respuesta respondiera a las expectativas del usuario; es decir, que resultase muy predecible.

El objetivo era que el conductor pudiese transmitir sus intenciones con una sola acción, eliminando la necesidad de aplicar después otras acciones correctivas, y creando las condiciones para que el conductor y el vehículo estuvieran perfectamente sincronizados. Adicionalmente, el equipo añadió un objetivo general de desarrollo, consistente en crear las condiciones ideales para que las órdenes del conductor y la respuesta del vehículo estuvieran en completa armonía en todo momento, durante la marcha, los virajes y las frenadas.

La excepcional calidad de marcha del Mazda CX-5 y la precisión de su respuesta se perciben desde el mismo instante en que se toca su volante y sus pedales. Y la sensación es más intensa cuanto más se conduce.

La revolucionaria TECNOLOGIA SKYACTIV

Motores, transmisiones, carrocerías y chasis: la nueva gama con tecnología SKYACTIV de Mazda está diseñada para mejorar la eficiencia y sostenibilidad de la nueva generación de vehículos de la marca, incrementando además la seguridad y el placer de conducción.

Ya en 2007, Mazda hizo pública su estrategia “Zoom-Zoom sostenible”, que se marcaba el ambicioso objetivo de mejorar la eficiencia de la combustión en un 30% (en comparación con los niveles de 2008) en el horizonte de 2015, en todos los vehículos que Mazda comercializa en todo el mundo. Este objetivo equivaldría a una reducción del 23% en el consumo de combustible y las emisiones de CO

En 2020, el 80% de los vehículos seguirá utilizando motores de combustión interna. Las unidades actuales tienen una eficiencia de tan solo el 30%, de modo que existe un gran potencial de mejora.

Rompiendo con lo establecido, los ingenieros de Mazda se han centrado en la combustión interna, con un objetivo en mente: conseguir la combustión ideal. Esa y no otra es la base de la nueva generación de modelos Mazda que incorporan las tecnologías SKYACTIV. Es una generación de automóviles respetuosa con el medio ambiente y para todos, no de carísimos vehículos “verdes” al alcance de unos pocos.

Todo ello pone de manifiesto el compromiso irrenunciable de la empresa para sus productos: mejorar la seguridad y la sostenibilidad de los vehículos, pero sin renunciar al placer de conducción.

Este ambicioso objetivo se persigue mediante la estrategia de construcción en bloques de Mazda, un modelo de desarrollo por fases que prevé la introducción gradual de dispositivos eléctricos auxiliares junto a los motores de combustión interna SKYACTIV.

Nuevo chasis y carrocería SKYACTIV de Mazda

El CX-5 dispone de una suspensión de nuevo desarrollo, con barras delanteras y suspensión multibrazo trasera. La geometría de los brazos de la suspensión y las características de los casquillos se han optimizado para garantizar una respuesta suave y lineal de la dirección a velocidades bajas y medias, y una excelente estabilidad a alta velocidad. Los amortiguadores traseros tienen también una disposición inclinada hacia adelante, que mejora el confort incluso sobre firmes muy irregulares.

Un sistema de dirección asistida eléctrica de nuevo desarrollo aporta un control de alta precisión, acorde con la velocidad del vehículo en cada momento. A velocidades bajas y medias, proporciona una respuesta natural y un tacto lineal, tanto para pequeños como para grandes movimientos angulares. A altas velocidades, la respuesta es firme e inspira confianza.

Los frenos garantizan un comportamiento de frenado fácilmente controlable y preciso, tanto a bajas como a altas velocidades.

El bastidor de la SKYACTIV-BODY, ligero y rígido a la vez, está optimizado para ofrecer estabilidad de maniobra, baja rumorosidad y una excelente seguridad en caso de colisión. Es un componente más que contribuye a ofrecer una buena respuesta con una conducción gratificante y de alta calidad.

En lo que respecta a la rumorosidad, se ha tenido buen cuidado de filtrar los ruidos molestos, dejando, eso sí, que el conductor pueda oír los sonidos que necesita escuchar. El ruido se separó inicialmente en dos componentes: ruido de la carretera y ruido del motor. Para cada uno de ellos, primero se identificaron individualmente las frecuencias bajas, medias y altas que resultaban molestas, y después se erradicaron de forma eficiente, hasta obtener un habitáculo silencioso.

De igual manera, para conseguir una circulación de aire fluida bajo el vehículo e impedir la formación de remolinos a su paso, el aire se dirige hacia arriba con ayuda de un nuevo diseño de la sección inferior de la carrocería. El equipo de desarrollo redujo la resistencia del aire en la zona inferior y optimizó la geometría aerodinámica de la estructura superior, hasta obtener un muy notable valor Cd de 0,33.

La base de los pilares A se ha optimizado para garantizar una excelente visibilidad delantera en carreteras viradas y en cruces. La carrocería SKYACTIV-BODY, ligera y extremadamente rígida, tiene un excelente comportamiento en caso de colisión y se ha concebido para alcanzar las mejores calificaciones en las pruebas de todo el mundo.

La absorción de la energía en caso de colisión se ha mejorado mediante el empleo de una estructura de dispersión en varias direcciones y de una sección transversal en forma de cruz en la parte delantera. Estas medidas mejoran la seguridad en caso de colisión frontal, lateral y trasera.

Hay dos barras de colisión en las puertas delanteras. La barra superior tiene una sección redondeada. La sección de la barra inferior tiene dos salientes, que incrementan su resistencia.

Nuevo Mazda CX-5, ya disponible

Categoría: 4x24x4NovedadesSegmentoSUV
2

2 comments

  • # Me gusta, muy Mazda. Completísimo artículo e información a raudales como no se ven en otras revistas que se limitan a decir lo que básicamente se ve. Aquí aprendes hasta la nomenclatura propia de cada marca jeje

  • Graciassss XD. Es como lo queremos hacer. No queremos un solo color aséptico. Nos gustan los matices XD

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.