Buscando el equilibrio perfecto.

Ser más que un compacto sin ser realmente un compacto o ser más que un crossover sin ser solo un crossover. Subaru ha hecho muchos coches en uno. Puede que solo se haya quedado en el intento. O puede que no…

A principios de año asistimos a la presentación del Subaru XV en una jornada de buen tiempo con tramos de carretera y off road, incluso con nieve, para probar el nuevo XV. Subaru lanzaba un vehículo estratégico en un segmento en ebullición. El XV ha sido diseñado como un vehículo estilizado, urbano y moderno.

Ahora tenemos la opotunidad de probarlo a fondo y valorar las buenas impresiones que tuvimos en aquel momento. Sus precios parten desde 19.000 € para la versión de gasolina y 117 cv, incluida campaña de lanzamiento de este mes.

Como buen Subaru, cuenta con el sistema de tracción total AWD (All-Wheel symmetrical) y motores bóxer, tanto en gasolina de 1.6l de 117 CV y 2.0l de 150 CV, como en diésel con el 2.0l de 150 CV, todos con sistema stop&start. De serie, el motor de gasolina 2.0l de 150 CV monta la caja de cambios lineartronic, de tipo CVT, con levas al volante. Los motores están montados en posición horizontal y muy bajos para favorecer un centro de gravedad, también, bajo. 

En la suspensión tenemos un nuevo amortiguador que limita los movimientos de cabeceo y balanceo. Disponemos de hill control, control de estabilidad ESP, antibloqueo de frenos ABS y ayuda a la frenada de emergencia, además de 7 airbags. También, el sistema de tracción total AWD tiene un bloqueo de diferencial.

Dentro del equipamiento del Subaru XV disponemos, de serie o en opción, de cámara trasera, Bluetooth con perfil audio y manos libres, faros bixenon con conexión automática, sensor de lluvia, conexión iPod , tarjetas flash y conectores USB y AUX minijack, pantalla multifunción monocromo y color según modelos, económetro, navegador con TMC, menú de funcionamiento del ESP, techo solar eléctrico y tapicería de cuero.

El ordenador tiene varias funciones interesantes a parte de las habituales, como son el gráfico que muestra el consumo, el esquema del funcionamiento de la tracción AWD y del sistema ESP o el que informa del consumo instantáneo, en forma de brújula. El maletero no es muy amplio en relación al tamaño del coche, y no está enrasado con la puerta, tiene un escalón para introducir los bultos en el maletero. Se puede ampliar el espacio abatiendo el asiento trasero en porción 60/40.

El motor de gasolina de 1.6l de 117 CV tiene un consumo mixto de 6,5 l/100 km y caja manual. El motor 2.0l de gasolina con 150 CV y caja CVT con levas tiene un consumo de 6,6l/100 km en ciclo mixto. El motor bóxer diésel de 2.0l 150 CV y caja manual consume 5,6l/100 km en ciclo mixto. Es este el motor que hemos probado en esta ocasión, y en nuestro recorrido hemos conseguido un consumo de 7,0 l/100 km, usando el coche con un viaje de 800 km incluido a una media de 128 km/h, con dos personas y equipaje.

Es este un motor muy interesante, con un rendimiento ciertamente agradable, ya que su banda de utilización va desde las 1.000 rpm hasta las 4.500 rpm. En marchas cortas sube con facilidad hasta las 4.500, pero no es necesario ni inteligente, si se busca el mayor rendimiento, ya que este baja estrepitosamente a partir de las 4000 rpm. La caja de cambios tiene las relaciones bien elegidas, con desarrollos correctos, tanto para que en ciudad podamos arrancar sin miedo a que se nos cale, como para ir a 100 km/h en sexta y hacer un adelantamiento sin cambiar.

exterior subaru XV (20)

Es un coche muy satisfactorio en carretera, con un chasis bien construido que hace que circular con él sea realmente cómodo. Además, es un coche que sigue fielmente las indicaciones del volante. Las suspensiones son duras en compresión y más blandas en extensión, lo que se traduce en movimientos de balanceo pero bastante controlados. En la presentación del XV no notamos ese efecto, no más que en otros coches con suspensiones deportivas, pero es cierto que es de los que menos se mueven sin recurrir a una suspensión dura. Si, hemos notado el efecto del amortiguador que Subaru que monta el XV en la prueba a fondo.

Los neumáticos de uso mixto de la marca Yokohama nos han gustado mucho, confirmándo lo que ya notamos en la toma de contacto, que son unos neumáticos estupendos por su agarre en mojado, mejor que en seco y sobre todo por su bajísimo nivel sonoro. Tiene, lógicamente, un límite de adherencia que provoca un subviraje muy marcado en curvas lentas que se soluciona tirando el coche «a la antigua». Es decir, girando el volante y ahuecando soltando el acelerador. Justo antes de que la parte trasera decida que su guerra no es esa y quiera ir por su cuenta, un poco de acelerador hará que todo vuelva a su sitio. Es genial, muy divertido y muy noble.

En el trayecto que hemos realizado por campo, con barro y nieve, se ha comportado perfectamente teniendo en cuenta que los neumáticos son M+S y se supone son para eso. El problema de este tipo de neumáticos es que suelen ser malos para campo y para carretera. Estos, que son buenos para carretera, flojean claramente en el campo dando poco agarre, cosa que se agradece cuando lo que quieres es deslizar y poner el sistema de tracción simétrica en su hábitat. Es tremendamente divertido desconectar el ESP y conducirlo sobre la nieve como hicimos en la toma de contacto.

El sistema de tracción ha funcionado perfectamente. Con agua en carretera, con mucha agua en realidad, la tracción no es un problema. Sorprende lo bien que van estos neumáticos en agua, y sorprende mucho mas que junto a la tracción total sea realmente dificil hacer que el XV se salga de su trayectoria. Cuando crees que te has colado, que ya hemos superado los límites de funcionamiento del ESP, es cuando entra la tracción total para poner las cosas en su sitio. Y lo hace casi bruscamente, cuando notamos que el eje trasero toma el control dando un empujón. Hay que acostumbrarse.

Subaru XVHemos notado que el parabrisas genera la mayor parte del ruido que llega al habitáculo, más que el ruido mecánico y el de rodadura. El motor no es muy rumoroso en parado, lo es más en frío que en caliente, y en fases de aceleración. A velocidades de crucero es mucho más silencioso, realmente confortable.

El habitáculo está realizado con los materiales de mejor calidad que hemos visto en un Subaru de este precio, y algunos más caros, hasta la fecha. La parte superior del salpicadero está recubierta de plástico con un tratamiento de goma blanda muy agradable al tacto y con aspecto de calidad. El resto de plásticos, como los que forman parte de la consola y de la parte más baja de salpicadero, asientos y paneles es más pobre. Los ajustes son buenos y no hemos oído grillos procedentes de un mal ajuste. En este sentido, es un coche de buena calidad percibida. Pero hemos notado algún fallo fácilmente solucionables por parte de Subaru, como el anclaje de la covertura inferior del volante, que queda floja y vibra.

Los mandos, indicadores y testigos están bien dispuestos, salvo los que gestionan el ordenador de bordo, que parecen un añadido de última hora. El volante, con un diámetro y forma casi perfectos, nos ha gustado mucho. El cuero que lo recubre era rugoso en exceso, no nos disgusta, pero preferimos el cuero liso. Es una cuestión de gustos. Los botones del volante que gestionan el sistema de audio, el teléfono y el control de crucero tienen un buen tacto.

El selector del cambio tiene un tacto correcto y está bien guiado. En la unidad que probamos en la toma de contacto el cambio era errático, sobre todo de segunda a tercera. En esta unidad no hemos notado fallos y el cambio ha funcionado perfectamente.

El navegador tiene interesantes funciones y cumple con el estandar DIVx y sonido SRS y puede reproducir películas guardadas en la tarjeta SD. La pantalla táctil de alta resolución es muy buena, incluso con mucha luz. La cartografia no está completamente actualizada ni representaba todos los cambios de las carreteras actuales, pero no es un problema porque ya existen cartografías más actualizadas.

La cámara de aparcamiento trasero se ve correctamente, no da mucha resolución, pero cumple perfectamente su cometido. Tiene unas lineas de ayuda para saber donde están los límites. No tiene sensores de aparcamiento y los echamos de menos en la parte delantera. El perfil de bluetooth para manos libres funciona correctamente con una emisión y recepción de las llamadas sin problemas.

interior subaru XV (14)

El perfil de audio A2DP funciona bien. Solo hemos tenido algún problema de enlace automático con algún smartphone, pero nada achacable al sistema del vehículo. Contamos además con conexiones AUX-IN y USB, con control para MP3 y para iPod. El sistema de audio tiene calidad y cantidad de potencia de sobra. Es uno de los sistemas de audio que mas nos ha gustado en este aspecto en este tipo de coches y nivel de precio. Ya es el tercer Subaru que nos sorprende positivamente en este aspecto, que agradecemos. Quiere decir que la marca japonesa se preocupa por ofrecer calidad de sonido, algo que no todas las marcas pueden decir.

Después de probar el coche hemos de decir que nos ha gustado este coche, tiene fuertes puntos a favor, como un motor diésel muy interesante, un sistema de tracción espectacular y un diseño que ha resultado atractivo a todo el que nos ha trasladado su opinión. Está bien hecho y sale con un precio y equipamiento más que interesante. En un segmento tan competido es un candidato serio.

Galería exterior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629519720890]

Galería interior

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629884212061]

Gracias a Héctor Ares de Motorpasion por las magníficas fotos que me hizo mientras conducía en la nieve.

[flickr-gallery mode=»photoset» photoset=72157629121098143]

Prueba: Subaru XV 2.0d 150 CV AWD

Categoría: 4x4CrossoverPruebasSegmento
0

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.